Just Vegetal

Ecología, Defensa Animal, Salud y Cocina Vegana

Archive for the ‘Dieta & Salud’ Category

Isoflavonas de Soja y Cáncer de Mama

leave a comment »

Los suplementos de soja pueden ser un riesgo para la salud: Alemán Consumer Watchdog RSSL – Decemeber 6, 2007 –

El Instituto Federal de Evaluación de Riesgos (BfR), Alemania, ha realizado una evaluación sobre la salud del consumo de suplementos de isoflavonas.

BfR encontró que hay una falta de pruebas para confirmar la seguridad de estos suplementos, sin embargo, hay cierta evidencia que sugiere que puede haber riesgos para la salud.

Estudios a largo plazo de estos extractos son necesarios para evaluar las consecuencias para la salud.

Las isoflavonas son fitoestrógenos que pueden tener efectos hormonales (estrógeno) en el cuerpo. Las isoflavonas se encuentran principalmente en las semillas de soja (Glycine max hispida) y trébol rojo (Trifloium pratense).

(…)

Las isoflavonas pueden ser ingeridas naturalmente de los alimentos o aisladas en forma de complementos alimenticios.

Uno de los principales grupos que son objetivo de la comercialización de isoflavonas son mujeres post-menopáusicas.

Con frecuencia se afirma que estos suplementos pueden aliviar los síntomas de la menopausia, ofreciendo una alternativa a la terapia de reemplazo hormonal.

Otras ventajas que se atribuyen a estos suplementos son prevención de problemas del corazón, de los huesos y de la salud del seno.

(…)

BfR llevó a cabo una evaluación sobre la salud del consumo de suplementos de isoflavonas. Esto incluyó la evaluación de los estudios científicos publicados hasta la fecha.

Los efectos secundarios incluyeron: picor, eccema, náuseas, mareos, dolor abdominal, erupción cutánea y sudoración. Los informes contradictorios y la falta de estudios a largo plazo sobre el consumo de isoflavonas hicieron el tema difícil de evaluar.

(…)

BfR encontró que tanto los efectos positivos de los suplementos de isoflavonas así como las quejas sobre su consumo no han sido suficientemente fundamentadas.

Informaron que los efectos adversos no son uniformes y que podrían ser causados por reacciones alérgicas a las proteínas de soja, o tal vez ser los propios síntomas de la menopausia.

Cuando se administra a dosis altas en forma aislada o a través de fortificados, las isoflavonas ponen en peligro el funcionamiento de la glándula tiroides y puede modificar el tejido de la glándula mamaria.

El equipo llegó a la conclusión de que no se puede descartar que el estrógeno como los efectos de las isoflavonas podrían promover el desarrollo de cáncer de mama.

Los necesarios estudios a largo plazo que pudieran demostrar la seguridad de los productos que contengan isoflavonas no se han realizado.

Tampoco es posible en la actualidad establecer de forma fiable una dosis que pudiera ser considerada segura.

Cabe señalar que las mujeres postmenopáusicas tienen mayor riesgo de cáncer de mama.

El informe completo (23 páginas) está disponible en el sitio web de la NAC. http://www.soyonlineservice.co.nz/04menopause.htm

François Boucher

Written by justvegetal

noviembre 10, 2009 at 9:46 pm

Publicado en Dieta & Salud

Tagged with

Alimentación y Medio Ambiente

leave a comment »

Cómo nuestra elección de alimentos puede ayudar a salvar el medio ambiente

http://www.ivu.org/spanish/trans/es-foodchoices.html
por Steve Boyan, PhD
de EarthSave International

La Unión de Científicos Preocupados (UCS sus siglas en inglés) dice que hay dos cosas que la gente puede hacer principalmente para ayudar al medio ambiente. Lo primero, conducir un automóvil de bajo consumo (esto significa que no sea un SUV o un camión) y vivir cerca del trabajo. Lo segundo es no comer carne de res.

Iré un paso más adelante que la UCS: sugiero que Ud. se niegue a comer cualquier tipo de carne o producto animal producido en una granja industrial. Voy a decirles el porqué.

En 1990, cuando leí por primera vez que 10 personas podrían ser alimentadas con el cereal que alimentaría a una vaca, que luego serviría, a su vez, de alimento a una persona, me quedé impresionado. Pero esto no me hizo cambiar. La razón: si 10 personas fueran alimentados porque yo renunciara a la carne, renunciaría. Pero, pensé que si yo renunciara a la carne, esto no cambiaría nada, no tendría ningún impacto sobre nada, excepto sobre mí.

Estaba equivocado. Si hubiera sabido que por cada medio kilo de carne que yo no comiera, ahorraría entre 2500 y 5000 galones de agua, habría cambiado. Es una buena idea ahorrar agua, estamos agotando los acuíferos subterráneos más rápido de lo que los reemplazamos. El más grande, el Ogallala, el cual cubre una amplia área del país desde el Medio Oeste hasta los estados montañosos, está consumiéndose a un ritmo de 13.000 millones de galones por año. Se está agotando. El Noroeste de Texas ya está seco. No se puede obtener agua de sus pozos.

John Robbins señala que entre 1980 y 1990, para ahorrar agua, la mayoría de los estadounidenses eligió duchas de bajo consumo. Si Ud. toma una ducha diaria de 7 minutos, dice Robbins, y Ud. tiene una ducha de bajo consumo con un caudal de 2 galones por minuto, Ud. consumirá 100 galones de agua por semana, o 5.200 galones de agua por año. Si Ud. ha utilizado las antiguas duchas de 3 galones por minuto, calculo que Ud. habrá utilizado 7.644 galones por año. Así que con una ducha de bajo consumo, se pueden ahorrar casi 2.500 galones de agua al año. Bien. Pero renunciando a medio kilo de carne al año, usted ahorraría probablemente el doble de eso. Usted ahorraría más agua que si no se duchara durante 6 meses!. Y este es sólo uno de los impactos medio ambientales que se producirían.

El actual sistema de granjas industriales es un ávido consumidor de combustibles fósiles y un prolífico productor de desechos tóxicos. Más de 100.000 animales son criados juntos en enormes establos. Estos animales no pastan hierba en el campo, como dicen los libros, de hecho ellos no pueden pastar. Los establos están repletos, son sucios, son lugares pestilentes con alcantarillas abiertas, sin pavimento y sin ventilación. Los animales no podrían sobrevivir allí a no ser por la gran cantidad de antibióticos que les son suministrados. Ahora se sabe que los antibióticos administrados al ganado son la principal causa de la resistencia a los antibióticos en las personas, esto es porque las bacterias mutan constantemente para sobrevivir en estos medios. El ganado es alimentado con grandes cantidades de maíz. En un establo de 37.000 vacas se descargan 25 toneladas de maíz cada hora. Se usan 1.2 galones de petróleo para producir el abono usado en cada media hectárea de maíz. Antes de sacrificar a una vaca, ella comerá 13 kilos de maíz al día, y llegará a pesar más de 600 kilos. Durante toda su vida habrá consumido 284 galones de petróleo. Hoy en día las vacas criadas en granjas industriales no son rumiantes alimentados por la luz solar sino otras máquinas más alimentadas por combustibles fósiles.

Y ella producirá desechos. El ganado produce 130 veces más desechos que la gente. Estos residuos no son tratados y son insalubres. Reaccionan con los productos químicos y con organismos patógenos. Sobrepasan la capacidad de la naturaleza para eliminarlos. Envenenan ríos, matan peces y se introducen en el agua potable. El 65% de la población de California está amenazada por la contaminación del agua potable, producida sólo por el estiércol de las vacas lecheras. No solamente las vacas producen residuos, las granjas industriales de cerdos producen 4 veces más residuos en Carolina del Norte que los 6.5 millones de personas que viven allí. Los mares también están contaminados: 7000 millas cuadradas del Golfo de Méjico son consideradas zona muerta.

Hay más impactos medioambientales. El ganado no vive toda su vida en granjas. Cuando son jóvenes, ellos pastan. ¿Dónde lo hacen?. Bien, más de las 2/3 partes de la tierra en los estados montañosos de los Estados Unidos son usadas como zonas de pastoreo. El 70% de las tierras en los bosques nacionales del oeste son de pastoreo, el 90% de las tierras de la Oficina de Administración de Tierras son de pastoreo. Esas son tierras públicas, tierras que el Presidente Clinton nunca trató de proteger. Estas tierras son pisoteadas por el ganado, compactando el suelo. Cuando llueve, la tierra no absorbe el agua. De hecho, arrastra la capa superficial formando profundas grietas y dañando el lecho fluvial. El Gobierno protege el ganado eliminando cualquier animal que pueda amenazar la zona de pastoreo. Envenenan, atrapan, entrampan, destruyen guaridas, disparan a la fauna. Destruir guaridas es, de hecho, una práctica de los agentes federales que consiste en verter keroseno en las madrigueras de animales y encender fuego, los animales jóvenes mueren calcinados en su interior. Según Robbins, los agentes matan tejones, osos negros, linces, coyotes, zorros grises, zorros rojos, pumas, zarigüeyas, mapaches, mofetas, castores, puerco espines, perros de la pradera, mirlos, garzas de ganado y estorninos usando estos métodos. Esto ocurre en tierras protegidas, ¡que fueron creadas en gran parte para proteger el medio ambiente! El dinero de los impuestos subvenciona estas actividades.

Todavía no he terminado. En Estados Unidos no toda la carne que se consume viene del Oeste. Se importan, solamente de Centroamérica, más de 100 millones de kilos. Cada segundo de cada día se destruye un área del tamaño de un campo de fútbol de selva tropical para producir 257 hamburguesas. Cada vez que se destruye una parte de la selva, se destruyen preciosas variedades de fauna y flora, diversidad de vida que aun no entendemos, y que nos podría proveer de las medicinas que necesitamos para curar enfermedades. Las selvas nos proveen oxígeno, moderan nuestro clima. Cuando las selvas son destruidas, es sólo cuestión de tiempo que la tierra se convierta en un desierto. Las selvas absorben parte del dióxido de carbono que arrojamos a la atmósfera.

Hemos incrementado en un 25% la cantidad de dióxido de carbono presente en la atmósfera, esto en comparación con cualquier otro periodo en el que los humanos hemos habitado el planeta. La mayor parte de este aumento ha ocurrido en los últimos 50 años. El Comité Intergubernamental del Cambio Climático, formado por algunos de los mejores especialistas del mundo, dice que el calentamiento global es un hecho. Si no se controla, tendremos ecosistemas colapsados, cosechas destruidas, desastres climáticos, inundaciones en las costas, propagación de enfermedades previamente controladas, muerte de arrecifes coralinos y nuevas plagas de insectos. Algunas de estas cosas están empezando a suceder. Los arrecifes de coral están muriendo. Plagas de insectos fuera de control están destruyendo nuevas clases de árboles. Los patrones climáticos están cambiando. Algunos lugares han sufrido drásticos fenómenos climáticos con miles de millones de dólares en pérdidas. Algunos isleños han tenido que abandonar sus islas debido a que el aumento del nivel del mar ha salinizado sus acuíferos subterráneos.

El dióxido de carbono es producido principalmente por la combustión de los combustibles fósiles, especialmente del carbón, y más específicamente por nuestro ineficiente uso de los vehículos de transporte. Pero normalmente no se menciona el carburante utilizado en el mantenimiento de las granjas industriales. Como dije anteriormente, la industria ganadera es una máquina de combustible fósil, no una máquina rumiante alimentada por la energía solar, cuyos deshechos fertilizan los campos para producir más hierba que alimentara el ganado. Cuando Ud. come alubias, por ejemplo, usted usa 1/27 de la cantidad de combustible para producir la misma cantidad de calorías que usted obtiene comiendo carne. Usted obtiene las mismas calorías alimenticias produciendo sólo el 4% del dióxido de carbono de una persona que come carne. Otro hecho del que no se habla: el ganado produce casi una quinta parte del total de las emisiones globales de metano. El ganado se echa gases. Su gas es metano. El metano es realmente 24 veces más potente que el dióxido de carbono en causar el caos climático.

Hay otra consecuencia importante de las granjas industriales sobre el medio ambiente: la extinción de las especies. Cierto es que las especies desaparecen constantemente. Normalmente, en la Tierra han desaparecido entre 10 y 25 especies por año. Pero en los miles de millones de años de vida en este planeta, hemos tenido cinco importantes periodos de extinciones; el último fue hace 67 millones de años, cuando, probablemente debido al choque de un meteorito con la Tierra, desaparecieron los dinosaurios. Pero ahora hay una sexta extinción, y no está causada por un meteorito sino por los seres humanos. Y esto es grave, estamos perdiendo varios miles de especies por año, quizás decenas de miles. Pensemos en los mamíferos que están en peligro, un 25% de las especies de mamíferos están en peligro. Pero las que realmente están en peligro, o ya han sido eliminadas, son las plantas, incluyendo placton, hongos, bacterias e insectos, que son fundamentales para las llamadas formas de vida superiores. Toda la vida desaparecerá si estas criaturas son destruidas.

La fuerza conductora detrás de estas extinciones es la destrucción del hábitat natural, especialmente de la selva tropical. La fuerza conductora detrás de la destrucción de la selva tropical es la alimentación del ganado. La principal causa de la destrucción o amenaza de especies en Estados Unidos es la alimentación de ganado. En un estudio realizado en 1997 por el Servicio de Pesca y Fauna sobre especies en peligro de extinción se encontró que la mitad de las especies estudiadas estaban amenazadas por la cría de ganado.

Usted y yo no podemos cambiar nada de esto. No seremos capaces de introducir una ley en el Congreso prohibiendo las granjas industriales. Aunque EarthSave cree que todavía podemos influir de manera decisiva: creemos que Usted puede proteger su salud y el medio ambiente bocado a bocado.

Revisemos lo dicho aquí: Por no comer carne de ganado vacuno o de cualquier otro animal de granja, Usted:

  • Ahorra grandes cantidades de agua – de 3000 a 5000 galones – por cada medio kilo de carne que usted no consume.
  • Evita contaminar ríos y arroyos de una manera más eficiente que cualquier otro esfuerzo de reciclaje que realice.
  • Evita la destrucción del suelo fértil
  • Evita la destrucción de la selva tropical
  • Evita la producción de dióxido de carbono (su coche produce un promedio de 3 kilos de CO2 al día. Talar la selva para producir la carne para una hamburguesa produce 75 kilos de CO2. Comer una hamburguesa de medio kilo produce el mismo daño que conducir un automóvil durante más de 3 semanas)
  • Reducir la producción de gas metano (imagino el próximo adhesivo en el maletero de los coches: Stop a los gases, no coma carne de res)
  • Reducir la destrucción del hábitat natural, y
  • Ayudar a salvar especies en peligro de extinción

No está mal para el trabajo de un día, tan sólo por lo que dejas de introducir en tu boca.

Steve Boyan, PhD, se ha retirado recientemente de su cargo como profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Maryland, Baltimore. Ha publicado dos libros sobre temas medioambientales.

titulo

Written by justvegetal

agosto 28, 2009 at 12:04 am

¿La Leche Hace Bien A Nuestro Cuerpo?

leave a comment »

Leche… ¿Hace bien a nuestro cuerpo?
por Suzzane Holden, dietista
de Triangle Vegetarian Society (TVS)

http://www.ivu.org/spanish/trans/tvs-milk.html


“La leche hace huesos fuertes”, “El alimento perfecto de la naturaleza”, “¿Tomaste leche?”… Estamos todos familiarizados con la propaganda del Consejo Nacional de la Leche. La mayoría de los americanos consumen productos lácteos diariamente y creen que la carencia de productos lácteos en la dieta pone su salud en alto riesgo. Sin embargo, cuando lo analizamos con más detalle, la verdad es justo lo contrario. Los productos lácteos están llenos de contaminantes y su consumo ha sido asociado a varios problemas de salud. Dejando de lado argumentos éticos y otros en contra del consumo de leche, veamos lo referente al tema de la salud.

Osteoporosis

Debes haber escuchado que el consumo de leche previene la osteoporosis, el debilitamiento de los huesos. Lo que el Consejo de la Leche ha descuidado decirnos convenientemente, es que los porcentajes de osteoporosis son más altos entre los más grandes consumidores de leche – las naciones occidentales industrializadas (1).

La verdad es que la osteoporosis es una enfermedad que involucra el balance del calcio, antes que una mera deficiencia de él. El equilibro total del calcio se ve afectado por la absorción del calcio (15%), el calcio ingerido (11%) , la excreción fecal del calcio (23%), y la excreción urinaria del calcio (51%) (2). Minimizar la pérdida de calcio puede ser difícil para aquellos que se rigen por la dieta americana estándar (S.A.D), pero aquellos que eligen una dieta a base de vegetales están en una situación diferente. Las investigaciones han demostrado en repetidas ocasiones que una ingesta alta de proteínas incrementa la pérdida urinaria de calcio. Sin sorpresa, la mayoría de los omnívoros americanos consumen el doble de la ración dietética recomendada (RDA) para la proteína. Otros culpables dietéticos son la ingesta excesiva de Sodio (3) y de cafeína (4). Así pues, si bien los productos lácteos son una buena fuente de calcio, el consumo de leche simplemente no corrige las causas subyacentes de la osteoporosis en América. ¡Piense en ello como depositar dinero en una hucha con un hoyo en el fondo!

El tema del calcio

Es probable que los individuos que consumen una dieta basada en vegetales, moderada en proteínas y baja en sal, tengan menos necesidades de calcio que aquellos que consumen la S.A.D. De todas formas, hasta que no hayan sido hechas más investigaciones es conveniente que los veganos procuren alcanzar la RDA para el consumo de calcio. Esto se logra fácilmente con el consumo diario de alimentos vegetales ricos en calcio y bajos en oxalato.

Los vegetarianos estrictos deben asegurarse de consumir un adecuado nivel de vitamina D, la cual participa en la absorción de calcio. Buenas fuentes son los productos enriquecidos con vitamina D (como las leches de soja y de arroz , así como ciertos cereales de desayuno) y la exposición de la cara y las manos a la luz del sol durante 10 a 15 minutos a la semana. También es importante para todos los americanos, al margen de sus preferencias dietéticas, incorporar actividad física en su rutina diaria con el fin de construir y mantener huesos fuertes.

Algunos alimentos vegetales ricos en calcio: Brócoli, berzas, nabo, hojas de mostaza, col, repollo chino (bok choy), tofú cuajado con calcio, bebidas de arroz o soya enriquecidas, zumo de naranja enriquecido, melazas oscuras, higos.

Cáncer de Ovario

La galactosa, un azúcar simple resultante al descomponer la lactosa de la leche, ha sido asociado con el cáncer de ovario (5). Se ha estimado que el 10% de la población carece de la enzima responsable de metabolizar la galactosa, conduciendo a la acumulación de dicho azúcar en órganos como los ovarios. Se cree que esto desencadena una serie de fenómenos que conducen al aumento en los niveles de hormonas en circulación, lo que puede promover el cáncer de ovario (6). Los alimentos con los mayores contenidos de lactosa son el yogurt, la leche descremada, los helados y el queso fresco.

Cáncer de mama

Las tasas de cáncer de mama han sido correlacionadas con la ingesta de productos lácteos en diversos estudios hechos a poblaciones. De acuerdo con el Comité de Médicos por una Medicina Responsable (PCRM), la leche de vaca es un “cóctel de sustancias químicas provocadoras de enfermedades” y hay varias hipótesis que asocian el cáncer con el consumo de leche. (7) Se sabe que el exceso de estrógeno incrementa la reproducción de las células cancerosas. No sólo la leche contiene vestigios de estrógenos de la vaca, sino que la grasa contenida en la leche, como en cualquier alimento, aumenta la producción de estrógenos en el cuerpo de la mujer. La leche también es rica en IGF–1, un factor de crecimiento que provoca la multiplicación de células cancerosas en estudios realizados en tubo de ensayo; aún no sabemos hasta qué punto los humanos absorbemos el factor IGF–1 de la leche de vaca. Añadiendo problemas potenciales, ahora muchas granjas lecheras usan BGH (hormona de crecimiento bovino), la cual aumenta la concentración de IGF–1 en la leche, para aumentar la producción de leche.

Anemia

Si los niños son alimentados con leche de vaca, se pueden producir pérdidas de sangre en el intestino, provocando anemia (8). En los niños, la deficiencia de hierro puede aparecer como consecuencia de una excesiva ingesta de leche de vaca ya que ello desplaza a otros alimentos ricos en hierro en la dieta. Además los nutricionistas sugieren a menudo que los individuos anémicos no consuman leche junto con los alimentos ricos en hierro ya que el calcio puede reducir significativamente la absorción de hierro(9).

Intolerancia a la lactosa

Aproximadamente 2/3 de la población mundial no puede digerir el azúcar de la leche, la lactosa (10). Los síntomas comunes experimentados después del consumo de leche incluyen hinchazón, gases, diarrea y nausea. En muchas partes del mundo no se consumen productos lácteos o bien juegan un rol limitado en la dieta.

Cataratas

Se ha especulado que el metabolito de la lactosa, la galactosa, juega un rol importante en la formación de cataratas (11). La galactosa se convierte en galactitol, lo cual se cree que daña la estructura de la lente del ojo, produciendo cataratas (12).

Diabetes Mellitus insulino–dependiente

Los bebés genéticamente susceptibles que consumen leche de vaca aumentan su riesgo de contraer diabetes juvenil en su niñez. Una proteína específica que se encuentra en los productos lácteos, podría desatar una reacción inmune que destruye las células productoras de insulina del páncreas (13). Un estudio encontró que los niños que consumen leche regularmente, tienen el doble de riesgo de padecer diabetes. (14) Sin embargo, estas investigaciones todavía no son concluyentes.

Cólicos

Algunos bebés son sensibles a las proteínas de la leche de vaca y experimentan cólicos como resultado del consumo de leche. Su molestia resulta de la alimentación con leche de vaca, fórmula infantil a base de leche o leche materna de una madre que consume leche de vaca (15).

Alergias y asma

Es sabido que la leche es un alérgeno común. De acuerdo con el PCRM, problemas respiratorios, enfermedades de la piel, pequeñas ulceraciones dolorosas, u otros problemas de salud pueden ser provocados por la ingesta de productos lácteos. Para quienes padecen de asma y alergia, puede valer la pena intentar eliminar los productos lácteos de la dieta, durante un periodo de prueba.

Enfermedad Cardíaca

La mayoría de los productos lácteos contienen grasas saturadas, lo cual está fuertemente asociado a la enfermedad cardíaca. Algunos prefieren la margarina en vez de la mantequilla, pero la margarina ha sido hidrogenada haciendo que contenga grasas trans no naturales, las cuales también se han asociado con la enfermedad cardíaca. Todas las grasas (incluso mantequilla, margarina u aceite) contienen aproximadamente 13 g grasa/T, pero cuanto más líquida es la grasa, menor porcentaje de saturadas contiene. Las grasas monoinsaturadas como los aceites de oliva, canola y cacahuete son mejores para el corazón que las grasas saturadas. La mejor apuesta es dejar la mantequilla y la margarina, y preferir el aceite de oliva extra virgen o las cremas no hidrogenadas o mejor aún, simplemente disfrutar el sabor natural de los alimentos!.

Otras Consideraciones

  • Los pesticidas procedentes de los piensos se concentran en la carne animal y luego son excretados en la leche.
  • La gente que consume productos de animales alimentados con antibióticos pueden adquirir resistencia antibiótica.
  • La leche es fortificada con vitamina D, la cual es peligrosa en altas dosis. (Sin embargo, cuando es sintetizada por nuestra piel durante la exposición al sol, no es peligrosa). En 1992 ocho personas fueron diagnosticadas con hipervitaminosis D, después de haber bebido leche fortificada inadecuadamente (16). Existe preocupación respecto a que la vitamina no puede ser mezclada adecuadamente cuando se está fortificando una gran cantidad de leche. El New England Journal of Medicine reportó que tan sólo el 12% de 42 muestras de leche analizadas, se encontraban dentro del rango esperado de nivel de vitamina D (17).

En nuestra sociedad el beber leche es una norma cultural que la mayoría de las personas no cuestiona. Sin embargo, desafía la racionalidad dar por supuesto que una persona, además de un ternero, tiene la necesidad fisiológica de consumir leche de vaca. ¡Parece que los bigotes de leche más prudentes de llevar son aquellos hechos con leche de soya, arroz, almendra o avena!


Referencias:
1. Calcif. Tissue Int. 1992;50:14-18.
2. NIH Consensus Conf. on Optimal Calcium Intake June 1994 Bethesda, MD.
3. J Hypertens. 1993;11:781-785.
4. J Lab Clin. Med. 1982; 99:46-55.
5. Lancet. 1989; 2:66-71.
6. PCRM: Good Medicine: Autumn 1996 p.13
7. PCRM: Good Medicine: Winter 1997 pp. 12-15.
8. J Pediatr. 1981; 98: 540-545.
9. Eur J. Clin Nutr. 1991; 46: 317-327.
10. Dig. Dis. Sci. 1989; 23: 963-980.
11. Nutr Rev. 1979; 37: 337-343.
12. Nature(London) 1959; 184: 194-195.
13. Diabetes Care 1993; 17: 13-19.
14. Diabetes Care 1994; 17: 1488-1490.
15. Pediatrics 1991; 87(4): 439-444.
16. NEJM 1992: 326: 1173-1177.
17. NEJM 1992: 326: 1178-1181.

titulo

Written by justvegetal

agosto 24, 2009 at 10:50 pm

Agua Clorada Sinónimo de Cáncer

with 4 comments

aguaAGUA CLORADA: SINÓNIMO DE CÁNCER
Artículo del Lic. Eduardo Omar Bonvissuto

http://www.clearwater-tecnologia.com/es/agua_clorada.html


Por otro lado, en su aspecto químico, la CLORACIÓN del agua para potabilización produce compuestos clorados de diverso tipo y la concentración de estos es MUTÁGENA, GERATOGÉNICA y CARCINÓGENA a largo plazo.
Un estudio realizado por el Consejo para la Calidad del Medio Ambiente de los EE.UU., demostró que el riesgo de CÁNCER entre quienes BEBEN AGUA CLORADA es un 93% más alto que entre aquellos cuya agua no contiene cloro.
Se sospecha que la ducha es la causa primaria de los elevados niveles de CLOROFORMO en casi todas las casas, como consecuencia del cloro contenido en el agua (Lance Wallace, científico de la E.P.A. de EE.UU.)
Según Martín Fox, en su libro “Agua saludable para una vida más larga”, beber agua corriente tratada con cloro es peligroso, sino MORTAL, para la salud. Con una sola precaución – beber agua NO clorada- puede salvar miles de personas de enfermedades del corazón y del cáncer, los dos mayores asesinos degenerativos en los EE.UU..
Para Joseph M. Price, en “Coronarias, colesterol y cloro” dice “nada, pero nada, puede negar el hecho incontrovertible de que la causa básica de la ARTEROESCLEROSIS y de los ataques clínicos tales como ATAQUE CARDÍACO y la forma más común de APOPLEJÍA, ES EL CLORO el cloro contenido en el agua que ha sido sometida a proceso de potabilización.
Un estudio publicado por el “American Journal of  Public Heath” estima que el consumo prolongado de agua potable con cloro es el responsable del 9% de todos los cáncer de vejiga y del 15% en el caso de cáncer de recto.
Investigadores del Colegio Médico de Wisconsin de la Escuela de Salud Pública de Harvard concluyeron que es la combinación del cloro con contaminantes procedentes del suelo y la vegetación, presentes en el agua, la que produce su efecto cancerígeno. Cuando las aguas naturales son tratadas con cloro y entran en contacto con sustancias presentes en el humus (como restos vegetales o cañerías cuya estanqueidad no exista, por ejemplo), se producen los llamados TRIHALOMETANOS.
Estos contaminantes son comunes en el agua de superficie, como son los lagos, represas, ríos como el de la Plata, pero no ocurre lo mismo con aguas extraídas de pozos ya que no están en contacto con el humus superficial (Crónica, 30/05/93).
Los TRIHALOMETANOS en general, y el CLOROFORMO en particular (conocido carcinogénico), se encuentra en el agua potable como directa consecuencia de la práctica de la cloración, medida de salubridad aplicada desde largo tiempo atrás para la desinfección del agua potable, según Francis T. Mayo, director del laboratorio Municipal de Investigaciones del Medio Ambiente de EE.UU.
Estos compuestos que se forman a partir de la combinación del cloro con otros contaminantes orgánicos (30% en el río de la Plata) lanzados al agua, son los causantes del aumento del riesgo de contraer cáncer.
Donde el agua es bombeada de un acuífero que contenga materia orgánica o en redes defectuosas donde entren elementos contaminantes superficiales, esa agua tratada con cloro, presenta los mismos riesgos. Cuanto mayor es el cloro agregado, mayor la probabilidad de contraer cáncer de vejiga y de recto (Crónica, 18/02/93).
Según el Dr. Robert Morris, investigador del Colegio Médico de Wisconsin, “mientras más cloro se use, más peligrosa es el agua. La relación entre el cáncer y los subproductos resultantes del tratamiento del agua potable con cloro parece ser mayor a medida que se aumentan las dosis de cloro”.
La vejiga y el recto son especialmente vulnerables al cáncer debido a que ambos órganos almacenan residuos corporales durante largos períodos.
En los ríos subterráneos o acuíferos del mundo, la mayor parte de ellos contienen agua pura por naturaleza. Más del 90% del suministro total de agua potable del mundo procede del subsuelo según la Mater Control Federation.
La cloración – utilizada por las plantas potabilizadoras- se usa para matar gérmenes. “Existen otros procedimientos pero son muy caros” afirman en Aguas Argentinas.
Investigadores del Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU., descubrieron que el agua clorada duplica el riesgo de contraer cáncer de vejiga. La combinación de materia orgánica con cloro –como el cloroformo, que se extrae de las hojas de los árboles- ha causado CANCER DE HÍGADO.
Este tipo de plantas de tratamiento no está preparadas para procesar y anular  ciertos elementos infecciosos como el plomo, el arsénico, el radón (gas radiactivo), nafta y los nitratos.
El proceso utilizado “es bastante sencillo en nuestro país y se eliminan, en general, las partículas que están en suspensión y las que se pueden retener” afirman en Aguas Argentinas. Pero, ¿y aquellas que no son ni filtradas ni se les puede hacer ningún tratamiento y que son enviadas por la red a consumirse con toda tranquilidad?.
Un informe del P.N.U.D. (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) expresa que 1 de cada 6 niños tiene un nivel demasiado elevado de plomo en sangre.

titulo

Written by justvegetal

agosto 24, 2009 at 10:59 am

Publicado en Dieta & Salud

Tagged with ,

Agua Clorada y Cáncer de Vejiga

with one comment

El agua clorada puede aumentar el riesgo de cáncer de vejiga

http://www.agua.org.mx

PDF Imprimir E-mail
La acción desinfectante del cloro hace que sea utilizado en el agua de las piscinas o en el agua que llega a los hogares a través de las tuberías

El cloro es una sustancia que se encuentra en varios de los productos usados para la limpieza del hogar. Aunque la naturaleza del cloro es altamente tóxica, su concentración en este tipo de productos no suele ser peligrosa si se usan en forma adecuada. La acción desinfectante del cloro hace que sea utilizado en el agua de las piscinas o en el agua que llega a los hogares a través de las tuberías.

Es de sobra conocido que la ingestión o la inhalación de cloro puede causar daños graves a la salud, pero hasta ahora nada se había dicho sobre la exposición indirecta a esta sustancia, precisamente mediante el agua que se utiliza durante el baño y aquella que llena las piscinas. Lo más lógico sería pensar que cuando entramos en contacto con esta sustancia puede presentarse una irritación o tal vez una intoxicación si es que tragamos agua cuando nadamos en un balneario.

Sin embargo, una investigación reciente, llevada a cabo por expertos del Instituto Municipal de Investigación Médica de Barcelona, llegó a una conclusión sorprendente: la exposición al agua con cloro podría aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de vejiga.

El equipo a cargo de la doctora Cristina M. Villanueva descubrió que las sustancias químicas usadas para desinfectar el agua, por lo general el cloro, pueden producir subproductos relacionados con un aumento en el riesgo de desarrollar cáncer.

Los investigadores explicaron que los trihalometanos (THM), subproductos más frecuentes del cloro, pueden ingresar al organismo a través de la piel o por inhalación. Cuando los THM ingresan al organismo a través de la piel o los pulmones, explicaron, tienen un mayor efecto cancerígeno, pues no pasan por el hígado para su desintoxicación.

El estudio comparó a 1, 219 voluntarios con cáncer vesical con otros 1, 271 libres de la enfermedad. Todos fueron entrevistados sobre sus costumbres de exposición al agua con cloro a través del agua potable o las piscinas. También se analizaron los niveles de THM en el agua de todos los municipios participantes en el estudio.

Los expertos encontraron que las personas que vivían en casas con un nivel promedio de 49 microgramos por litro de THM, tenían el doble de riesgo de desarrollar cáncer de vejiga que los que recibían agua con una concentración de ocho microgramos por litro.

Las personas que bebieron agua con cloro presentaron un 35 por ciento más de riesgo de desarrollar cáncer vesical que aquellos que no la bebieron. El uso de piscinas con agua clorada elevó el riesgo a 57 por ciento, mientras que quienes tomaron baños prolongados en municipios con altos niveles de THM también corrían más riesgo. (Reuters Health)

Sitio Web (URL): http://www.lasalud.com.mx/index.php?id=1176

Autor(es): Reuters Health //

Comentarios Add Comment

titulo

Written by justvegetal

agosto 24, 2009 at 10:55 am

Publicado en Dieta & Salud

El Cáncer y los Productos Lácteos

with 2 comments

El cáncer y los productos lácteos
02-11-06 Por Prof. Jane Plant *

http://www.ecoportal.net/content/view/full/64405

Cuando descubrió que tenia cáncer, su mundo se vino abajo. Pero, a pesar de haber tenido cuatro recaídas, Jane se negó a tirar la toalla. Escribió un libro sobre la experimentación que ella hizo sobre sí misma: “Your Life in your Hands” (Tu vida en tus manos). Ideó una dieta revolucionaria y un estilo de vida, que ella cree le ha salvado la vida, que puede ayudar a otras mujeres a no caer presas de la enfermedad.

La Profesora Jane Plant es una esposa, una madre y una reconocida y respetada científica por su trabajo en geoquímica.

Cuando en 1987, a la edad de 42 años, descubrió que tenia cáncer, su mundo se vino abajo. Pero, a pesar de haber tenido cuatro recaídas, Jane se negó a tirar la toalla. Escribió un libro sobre la experimentación que ella hizo sobre sí misma.: “Your Life in your Hands” (Tu vida en tus manos), edición Virgin, UK. Ideó una dieta revolucionaria y un estilo de vida, que ella cree le ha salvado la vida, que puede ayudar a otras mujeres a no caer presas de la enfermedad.

Su teoría sigue siendo polémica – pero cada mujer debería leerla y decidir por sí misma – He aquí su experiencia:

“Sufrí la amputación de una mama y me sometieron a radioterapia. Y ahora estaba recibiendo una quimioterapia dolorosa. Me vieron las especialistas más eminentes del país. Pero en mi fuero interno, estaba segura que me estaba enfrentando a la muerte.

Tenía un marido maravilloso, una casa preciosa, y dos hijos jovencitos para cuidar. Afortunadamente esto me llevó a descubrir hechos, algunos que sólo unos cuantos científicos conocían en aquella época.

Cualquiera que haya estado en contacto con el cáncer de mama, sabrá que hay ciertos factores de riesgo:

• el aumento de la edad

• una temprana menarca (1ª regla antes de la edad habitual)

• una menopausia tardía

• un historial familiar de cáncer de mama

Todos estos factores están fuera de nuestro control. Pero hay muchos factores de riesgo que podemos controlar fácilmente. Estos riesgos controlables se traducen en simples cambios que todos podemos hacer en el día a día de nuestras vidas, para ayudar a prevenir o a tratar el cáncer de mama.

¡Mi mensaje es que incluso el cáncer de mama avanzado se puede VENCER porque YO LO HE CONSEGUIDO!

La primera pista para comprender lo que estaba causando mi cáncer de mama, vino de mi marido Peter, que también era un científico, cuando volvió de China y me empezaron a dar quimioterapia.

Me trajo postales y cartas, Como también unos asombrosos supositorios herbales, que mis amigos y colegas Chinos me enviaban. Me enviaron los supositorios como tratamiento para el cáncer. A pesar de la terrible situación, los dos nos echamos a reír mucho, y recuerdo haber dicho que si esto era el tratamiento del cáncer de mama en China, entonces no había que extrañarse que las mujeres chinas evitaran contraer la enfermedad!

Esas palabras hicieron eco en mi mente: ¿POR QUÉ LAS CHINAS NO CONTRAÍAN CÁNCER DE MAMA?

La enfermedad era virtualmente inexistente en toda China. Sólo una de 10. 000 mujeres moría de cáncer de mama, comparado con esa terrible cifra de una de 12 en el Reino Unido y aún peor, la medía de una de 10 mujeres en la mayoría de los países occidentales, había una diferencia sustancial.

La cuestión no es que China sea un país más rural y con menor polución urbana. En Hong-Kong, que es altamente urbano, la tasa sube a 34 mujeres de 10. 000, pero sigue siendo mucho menor que en Occidente.

Las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki, tienen tasas similares a las de la de China, y hay que recodar que estas dos ciudades fueron atacadas en 1945 con armas nucleares, así que además de los cánceres relacionados con la polución, uno se esperaba encontrar casos relacionados con la radiación. Pues no, la conclusión que se puede sacar de estas estadísticas impacta. Si una mujer occidental tuviera que ir a vivir a la industrializada e irradiada Hiroshima, reduciría a la mitad su riesgo de contraer cáncer de mama.

Obviamente esto es absurdo: Me parecía obvio que algún factor del estilo de vida no relacionado ni con la polución, ni con la industrialización o medio ambiente, estaba incrementando seriamente las probabilidades de contraer cáncer de mama.

Entonces descubrí lo que causaba la gran diferencia de las distintas tasas del cáncer de mama entre países orientales y occidentales. NO ES UNA CAUSA GENETICA. La investigación científica mostró que cuando chinas o japonesas se trasladan a Occidente, en una o dos generaciones, su tasa de contraer cáncer de mama, se acerca a las tasas de la comunidad que les acoge.

Lo mismo ocurre cuando Orientales adoptan un estilo de vida completamente occidental en Hong-Kong. Para los chinos toda la comida occidental, incluyendo todo desde el helado, el chocolate hasta los espaguetis y queso, es “Comida de Hong-Kong” porque allí en la antigua colonia británica se podía encontrar todos esos alimentos, que escaseaban en la antigua China continental.

Por lo tanto me parecía lógico que lo que fuera que estaba causando mi cáncer de mama, y su gran incidencia en este país (Gran Bretaña) en general, tenía que ver con seguridad con el estilo de vida occidental.

Aquí hay un punto importante para los hombres también. He observado en mi investigación que mucho de los datos relacionados con el cáncer de próstata conducen a similares conclusiones.

Según los datos de la OMS (Organización Mundial de la Salud) el numero de hombres contrayente de cáncer de próstata en la China rural es insignificante, pues el 0.5 de hombres de 10. 000. Cuando en Inglaterra, Escocia y Gales, sin embargo, esta cifra es 70 veces más elevada.

Como el cáncer de mama, es una enfermedad de la clase media, que ataca a los más ricos y a las clases socio-económicas más altas, aquellos que se pueden permitir comer alimentos ricos en calorías y en diversas sustancias.

Recuerdo haber dicho a mi marido: “Venga, Peter, acabas de volver de China ¿En que diferencia el estilo de vida de China con relación al nuestro? ¿Por qué no contraen cáncer de mama?

Decidimos utilizar nuestro saber científico y utilizarlo con lógica. Estudiamos los datos científicos con relación a las grasas de la dieta. Investigadores habiendo descubierto, en los años 1980 que sólo un promedio del 14% de las calorías de la dieta de los chinos eran de grasa, comparado al 36% en la dieta occidental. Pero la dieta que yo había seguido durante años antes de tener el cáncer de mama era baja en grasa y alta en fibra.

Además, como científica, sabia que el comer grasa, en adultos, no ha sido probado que aumente el riesgo de tener cáncer de mama, en la mayoría de las investigaciones que siguieron a grandes grupos de mujeres durante una docena de años. Entonces un día algo especial ocurrió. Peter y yo hemos trabajado tanto tiempo juntos a lo largo de los años que no estoy segura quién de los dos dijo primero:¡Los chinos no comen productos lácteos!. . . ”

Es difícil de explicar a una persona no-científica la repentina reacción mental y emocional que sientes cuando tienes la impresión de haber descubierto algo importante. Es como si tuvieses un montón de piezas de un rompecabezas en tu mente y que de repente en unos segundos, todos caen en su sitio y todo el cuadro está claro.

De repente recordé cuantos chinos eran físicamente incapaces de tolerar la leche. Como los chinos con quién había trabajado decían siempre que la leche era sólo para bebés, y como uno de mis buenos amigos siempre, con mucha educación, se negaba a comer queso en las cenas a las cuales estaba invitado.

No conocía ningún chino que llevando una vida tradicional china utilizara vaca ni productos lácteos para alimentar a sus bebés. La tradición era de utilizar una ama nodriza, pero jamás productos lácteos.

Culturalmente, los chinos encuentran nuestra preocupación occidental por la leche, muy extraña. Recuerdo haberme ocupado de una gran delegación china de científicos poco después del final de la Revolución Cultural en los años 1980.

El Foreign Office (Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido) nos aconsejó encargar un pudding que tuviera mucho helado. Después de haberse informado en que consistía, todos los chinos, incluido el intérprete, con muy buenos modales, pero muy firmemente, rehusaron tomarlo, y no hubo manera de convencerlos de lo contrario. En aquel entonces nos alegramos todos pues pudimos tomar doble ración!

Descubrí que la leche es una de las causas de las alergias alimenticias. Más de 70% de la población mundial es incapaz de digerir el azúcar de la leche: la lactosa lo cual ha llevado a los nutricionistas a pensar que esto es la condición normal de los adultos, y no una deficiencia. Quizás la naturaleza está intentando decirnos que estamos comiendo un alimento equivocado.

Antes de tener cáncer de mama la primera vez, había comido muchos productos lácteos, como leche desnatada, queso y yogur bajos en grasa. Los había utilizado como mi principal fuente de proteínas. También comía carne picada, barata, magra de vaca, y ahora me doy cuenta que seria una vaca lechera.

Para soportar la quimioterapia que recibí por mi quinto cáncer, había estado comiendo yogur orgánico para ayudar a mi sistema digestivo a recuperarse y repoblar mi tubo digestivo con “buenas” bacterias.

Recientemente descubrí que allá por los años 1989 el yogur fue implicado en el cáncer de ovario. El Dr. Daniel Cramer de la Universidad de Harvard (USA) estudió a centenares de mujeres con cáncer de ovarios y les hizo detallar lo que comían. ¡Ojalá hubiese sabido de sus descubrimientos antes!

Siguiendo lo que yo y Peter habíamos descubierto con relación a la dieta china, yo decidí suprimir no sólo el yogur sino todos los productos lácteos inmediatamente. El queso, la mantequilla, la leche y todo aquello que llevaba productos lácteos los tire a la basura. Es increíble cuantos productos, incluyendo sopas, galletas, pasteles comerciales contienen productos lácteos. Incluso algunas margarinas supuestamente de soja, girasol, o de aceite de oliva, para untar, llevan productos lácteos. Entonces empecé a leer con atención todas las etiquetas y la letra pequeña.

Llegados a este punto, estaba observando el progreso de mi quinto tumor canceroso con un compás anotando los resultados. A pesar del aliento y animo que me daban mis médicos y enfermeras, mis propias observaciones me decían la amarga verdad.

Mis primeras sesiones de quimioterapia no tuvieron ningún efecto. El tumor seguía del mismo tamaño. Entonces suprimí los productos lácteos. En sólo días el tumor empezó a encogerse Dos semanas después de mi segunda sesión de quimioterapia y una semana después de haber suprimido los productos lácteos, el tumor de mi cuello empezó a picarme. Luego empezó a ablandarse y a reducirse de tamaño. El tumor se hacia cada ve más pequeño.

Un sábado por la tarde, unas 6 semanas después de haber suprimido los productos lácteos de mi dieta, empecé a hacer una hora de meditación y luego palpé lo que quedaba del tumor. Ya no quedaba nada.

Sí, estaba muy acostumbrada a detectar los tumores cancerosos. Había descubierto mis 5 tumores yo misma. Le pedí a mi marido que palpara mi cuello. El tampoco encontró ningún tumor.

El jueves siguiente tenía hora con mi oncólogo en Charing Cross Hospital de Londres. Me examinó a fondo, sobre todo mi cuello donde estaba el bulto. Se maravilló:”¡No lo encuentro!”, dijo. Ningún médico, por lo visto, se esperaba que nadie con mi tipo de cáncer al nivel que estaba (ya había invadido el sistema linfático) que sobreviviera!

Mi especialista estaba tan feliz como yo. Cuando al principio discutí mis ideas con él, estaba comprensiblemente escéptico. Pero ahora utiliza mapas de China mostrando la mortandad por cáncer en China, en sus conferencias y recomienda una dieta sin productos lácteos a sus pacientes!

Ahora pienso que la relación entre los productos lácteos y el cáncer de mama, es similar a la relación entre el fumar y el cáncer de pulmón. Creo que identificando la relación entre el cáncer de mama y los productos lácteos y siguiendo una dieta especifica para mantener la salud de mi mama y de mi sistema hormonal, me curó.

Fue difícil para mi, como lo podría ser para vosotras, el aceptar que una sustancia tan “natural” como la leche, pueda tener implicaciones tan tremendas para la salud. Revelaré los secretos de mi plan de acción revolucionario.

Extracto del libro “Your life in your hands” de la Prof. Jane Plant. Editado por Virgin (UK)

Written by justvegetal

agosto 19, 2009 at 10:51 pm

Publicado en Dieta & Salud

Tagged with

DATOS INTERESANTES SOBRE EL CÁNCER

leave a comment »

DATOS INTERESANTES SOBRE EL CÁNCER

1. La célula cancerosa es anaeróbica, es decir, que no puede sobrevivir en presencia de altos niveles de oxígeno. Existe un tratamiento con oxígeno, pero particularmente, en casa, es importante respirar a fondo y bien en un ambiente exterior sin polución. También hacer ejercicio si se puede.

2. Los tejidos cancerosos son ácidos. Los tejidos sanos son alcalinos. De donde la ventaja de una dieta vegetariana.

3. Es importante tomar antioxidantes: MAK, Vitamina C y E, coenzima Q10, selenium, germinación orgánica . . .

4. Purificación de toxinas por hipertermia (sauna, elevación de la fiebre etc.). La célula cancerosa muere a temperaturas alrededor de los 40º y 41º.

5. Las enzimas disuelven la capa de proteína de la célula cancerosa haciéndola vulnerable al ataque de los glóbulos blancos. Las enzimas más importantes son la tripsina y la quimotripsina. Comer demasiadas proteínas y alimentos refinados como azúcar blanca, harina blanca, arroz blanco, etc. vacía el organismo de las enzimas pancreáticas, abriendo camino al cáncer. De donde el interés de los alimentos integrales.

6. Vitaminas para luchar contra el cáncer: – La vitamina B17 mata las células cancerosas sin dañar las células sanas. Se encuentra en: la semillas de albaricoque, manzana, cereza, nectarina, ciruela, melocotón, endrina; almendras amargas, grano de lino, cebada, garbanzo, lentejas, maíz. Sin embargo, sin el suficiente zinc en el organismo, la vitamina B17 no funciona. Los resultados son también mejores si se toma con nutrientes como la vitamina C, las otras vitaminas B, vitamina A, manganeso, magnesio y selenium. Los médicos que recetan la vitamina B17 en general, lo utilizan como parte de un programa total consistiendo en una dieta, vitaminas, minerales, enzimas y ácidos grasos esenciales. Los alimentos de SOJA no son siempre aconsejables porque tienen el efecto de inhibir la capacidad de absorción del organismo de ciertos minerales incluyendo el calcio, magnesio, cobre, hierro y zinc.

7. Los nombres alternativos de la vitamina B17 son: amygdalin y laetril.

8. La vitamina F es la omega-3 ácido graso. Se encuentra en: granos de lino, semillas de sésamo, semillas de girasol, semillas de calabaza, germen de trigo, germen de maíz, nueces, pescado azul.

9. La vitamina C estimula la formación de los linfocitos (hasta 10 g diarios, pueden triplicarlos)

10. La vitaminas E (antioxidante), A + D (para el metabolismo del calcio).

11. Los minerales que ayudan incluyen el yodo para la función tiroidea, selenium (antioxidante)

12- coenzima Q10 (antioxidante, estimula el sistema inmunológico, fortalece el corazón, lo protege de los efectos tóxicos de la quimio, equilibra la tensión arterial, ayuda a prevenir los efectos secundarios de la quimioterapia. Una buena fuente de CoQ10 es el aceite de sésamo, de germen de trigo, de maíz; cereales integrales, semilla de soja, tofu, cacahuetes, semillas de sésamo. . . ).

(Dr. Brodie “Programa Intensivo de Suplementos).

Cardo mariano: La utilización tradicional del fruto de cardo mariano se debe a su contenido en un principio activo llamado silimarina y que ha demostrado ser muy útil en los trastornos hepáticos. La silimarina ejerce una acción directa sobre las células del hígado, regenerándolas y combatiendo la sustancias hepatotóxicas (alcohol, tóxicos alimentario, etc.) por lo que se revela como un excelente hepatoprotector.

Previene la destrucción del hígado y estimula la regeneración de las células dañadas del hígado. También se utiliza en caso de insuficiencia hepática o cálculos biliares. La necesidad de comer alimentos ricos en todas las vitaminas y minerales – sobre todo ricos en vitamina B17 – y la necesidad de reducir daños y estrés prolongados al organismo, es lo más importante que debe saber el paciente.

http://www.ecoportal.net * Por la Prof. Jane PLANT, PhD, CBE http://www.litopia.com/jplant/bio.htm The Daily Mail – UK (27 de Mayo 2000)Tomado del Consejo General de Colegios de Médicos Naturistas de España http://www.medicos-naturistas.org/noticias3.html

Written by justvegetal

agosto 19, 2009 at 10:48 pm

Publicado en Dieta & Salud

Tagged with ,

El Cáncer se Alimenta de Azúcar

with 5 comments

El cáncer se alimenta de azúcar

por Patrick Quillin, PHD, RD, CNS

Patrick Quillin, Ph.D., R.D., C.N.S., es Director de Nutrición de los “Centros de Tratamiento del Cáncer en América” en Tulsa, Okla, y autor de “Vencer el Cáncer mediante la Nutrición” (Nutrition Times Press, 1998).
Traducción de Mónica Gómez Santos

Durante los últimos 10 años he trabajado con más de 500 pacientes con cáncer como director de nutrición de los “Centros de Tratamiento contra el cáncer en América”, en Tulsa, Okla. Me sorprende cómo no se tiene en cuenta el simple concepto de que “el cáncer se alimenta de azúcar” dentro de un plan de tratamiento integral del cáncer. De los 4 millones de pacientes con cáncer que han sido tratados hoy en América, casi a ninguno se le ofrece una terapia de nutrición con base científica más allá de recomendarles que coman “alimentos saludables”. La mayoría de los pacientes con los que trabajo no han sido asesorados nutricionalmente. Creo que muchos pacientes de cáncer mejorarían mucho si controlaran el aporte del combustible favorito de cáncer, la glucosa. Al disminuir la tasa de crecimiento del cáncer, los pacientes permiten a sus sistemas inmunológicos y a las terapias médicas (quimioterapia, radiación y cirugía para reducir la masa del tumor) vencer a la enfermedad. Controlar los niveles de glucosa mediante dietas, suplementos nutricionales, ejercicios, meditación, y medicamentos cuando sea necesario, puede ser uno de los componentes más cruciales en un programa de recuperación del cáncer. La cantinela que “el azúcar alimenta al cáncer” es simple. Sin embargo, la explicación resulta un poco más compleja.

En 1931 el premio Nobel en medicina German Otto Warburg, descubrió por primera vez que las células cancerígenas tienen un metabolismo energético diferente comparado al de las células sanas. El quid de las tesis de este premio Nobel era que los tumores malignos, al contrario que los tejidos normales, presentan frecuentemente un incremento en la glicólisis anaeróbica – un proceso en el que las células cancerígenas usan la glucosa como carburante y obtienen como producto de deshecho ácido láctico. Posteriormente, esta gran cantidad de ácido láctico generado por la fermentación de la glucosa de las células cancerígenas es transportada al hígado. Esta conversión de glucosa en lactato genera un pH más ácido en los tejidos cancerígenos, así como fatiga generalizada derivada de la elaboración del ácido láctico. Así, los tumores grandes tienden a exhibir un pH más ácido. Este ineficiente proceso de metabolismo energético produce únicamente 2 moles de adenosín trifosfato de energía por un mol de glucosa. Extrayendo solamente alrededor del 5% (2 con respecto a 38 moles de ATP) de la energía disponible en los alimentos y en los almacenes de energía del cuerpo, el cáncer está desperdiciando energía, y el paciente se encuentra cansado y mal nutrido. Esta es la razón por la cual el 40% de los pacientes de cáncer mueren de malnutrición o cachesia.

De ahí que las terapias contra el cáncer deban regular los niveles de glucosa a través de la dieta, suplementos nutricionales, soluciones no orales para los pacientes con cachesia que han perdido el apetito, medicación, ejercicio, pérdida gradual de peso y reducción del estrés.

En este punto del proceso cancerígeno, una orientación profesional acompañada de la auto disciplina del paciente son cruciales. El objetivo no es eliminar azúcares o carbohidratos de la dieta sino mantener los niveles de glucosa en unos márgenes estrechos para conseguir matar de inanición al cáncer y fortalecer el sistema inmunológico.

El índice glicémico mide como un determinado alimento afecta los niveles de glucosa en sangre, asignando a cada alimento un número dentro de una clasificación. Cuanto menor sea la puntuación obtenida más lento será el proceso de digestión y asimilación, lo que implica una absorción más gradual de los azúcares en la sangre. De forma paralela, una puntuación elevada significa que los niveles de glucosa se incrementan de forma rápida, lo que estimula al páncreas a segregar insulina para bajar los niveles de azúcar. Esta rápida fluctuación de los niveles de azúcar en sangre es contraproducente debido al estrés que genera en el cuerpo.

El azúcar en el cuerpo y la dieta

El azúcar es un término genérico usado para identificar a los carbohidratos simples, lo que incluye monosacáridos como la fructosa, glucosa y galactosa; y disacáridos como la maltosa y la sucrosa (azúcar de mesa). Piense en estos azúcares como ladrillos de diferentes tamaños en una pared. Si la fructosa es el monosacárido dominante en la pared, se considera que el índice glicémico es más saludable, ya que este azúcar simple es absorbido lentamente en el intestino, para pasar después a convertirse en glucosa en el hígado. Lo que resulta en una lenta absorción de los alimentos que ofrece un incremento y un descenso más gradual en los niveles de insulina. Si la glucosa es el monosacárido predominante en la pared de ladrillos, el índice glicémico será más alto, y, por tanto, menos saludable para el individuo. Cuando la pared de ladrillos se rompe durante la digestión, la glucosa es impulsada a través de la pared intestinal directamente al flujo sanguíneo, elevando rápidamente los niveles de glucosa. En otras palabras, hay una “ventana de eficiencia” para la glucosa en la sangre: niveles demasiado bajos le hacen sentir a uno letárgico y pueden derivar en hipoglucemia; niveles demasiado altos crean picos hiperglucémicos característicos de los diabéticos.

En 1997 los estándares para los niveles de glucosa en sangre de la Asociación de Diabéticos Americanos establecía una cantidad de 126 mg de glucosa por decilitro en la sangre o mayor en una persona diabética. Menos de 110 mg/dL era considerado normal, entre estos dos valores se consideraba que la persona padecía de intolerancia a la glucosa.

Sin embargo, se ha estimado que las dietas paleolíticas de nuestros antepasados, que consistían en carnes magras, verduras y pequeñas cantidades de cereales, nueces, semillas y frutas, producían unos niveles de glucosa entre 60 y 90 mg/dL. Obviamente, las dietas de hoy en día con unos niveles tan altos en azúcar están teniendo efectos poco saludables en lo que concierne al azúcar en sangre. El exceso de glucosa en sangre puede contribuir a la proliferación de la cándida, deterioro de los vasos sanguíneos, enfermedades cardiacas y otros problemas. Entender y utilizar el índice glicémico es un importante aspecto a tener en cuanta al confeccionar la dieta de los pacientes con cáncer. Sin embargo, existe también evidencia que los azúcares pueden alimentar al cáncer de forma más eficiente que los almidones (formados por largas cadenas de azúcares simples), por lo que centrarse únicamente en el índice glicémico puede ser engañoso. Un estudio con ratas alimentadas con raciones que contenían una cantidad equivalente de calorías procedentes de azúcares y almidones encontró que las ratas con una dieta alta en azúcares desarrollaban más casos de cáncer de pecho. El índice glicémico es una herramienta útil para guiar al paciente hacia una dieta más saludable, pero no es infalible. Si sólo se usa el índice glicémico se puede deducir que una taza de azúcar blanco es más sano que una patata asada. Eso es así porque el índice glicémico de una comida azucarada puede ser menor que el de un alimento rico en almidón. Para asegurarse, recomiendo tomar menos fruta, más verdura y la eliminación de los azúcares no refinados en la dieta de los pacientes con cáncer.

Lo que dice la literatura

Los tumores de pecho inducidos en ratones demostraron que los tumores son sensibles a los niveles de glucosa. 68 ratones fueron inyectados con una cepa agresiva de cáncer de pecho. A continuación, se les administró dietas altas en glucosa para inducir altos niveles de azúcar en sangre (hiperglucemia), normoglucemia o bajos niveles de azúcar (hipoglucemia). Se encontró que la tasa de supervivencia dependía de las dosis: cuanto más bajo era el nivel de azúcar en sangre más elevada era la tasa de supervivencia. Después de 70 días, 8 de los 24 ratones hiperglucémicos sobrevivieron comparado con 16 de los 24 normoglucémicos y 19 de los 20 hipoglucémicos. Lo que sugiere este estudio es que regular el consumo de azúcar es la clave para disminuir el crecimiento del cáncer de pecho.

En un estudio con humanos, a 10 personas sanas se les midió los niveles de glucosa en sangre en ayunas y el índice de fagocidad de los neutrófilos, lo que mide la capacidad de las células del sistema inmunológico para rodear y destruir a invasores como el cáncer. Una ingesta de 100gr de carbohidratos procedentes de la glucosa, sucrosa, miel y zumo de naranja todos disminuyeron la capacidad de los neutrófilos de engullir bacterias. El almidón demostró no tener este efecto.

Un estudio de cuatro años de duración en el Instituto Público Nacional de Protección Medioambiental en los Países Bajos comparó los conductos biliares de 111 pacientes de cáncer con 480 pacientes sanos. Se encontró que el riesgo de cáncer asociado con la ingesta de azúcares, independientemente de otras formas de energía, era más del doble en los pacientes de cáncer. Además, un estudio epidemiológico es 21 países modernos que hacen un seguimiento de morbilidad y mortalidad (Europa, Norte América, Japón y otros) reveló que la ingesta de azúcar es un factor de riesgo muy importante que contribuye a un incremento en la incidencia de cáncer de pecho, particularmente en mujeres adultas.

Limitar el consumo de azúcar puede que no sea la única línea de defensa. Por ejemplo, un extracto botánico de la planta del aguacate (Persea americana) parece resultar prometedora en el tratamiento contra el cáncer. Cuando un extracto purificado de aguacate llamado mannoheptulose se añadió a un número de células cancerígenas que fueron testadas in vitro por investigadores del Departamento de Bioquímica de la Universidad de Oxford en Gran Bretaña se encontró que inhibían la captación de glucosa de las células cancerígenas de un 25 a un 75%, e inhibían la enzima glucokinase responsable de la glicólisis. También inhibía la tasa de crecimiento de los cultivos tumores cancerígenos. Los mismos investigadores trataron a los animales de laboratorio con una dosis de mannoheptulosa de 1,7 mg/g de peso corporal durante cinco días, lo que redujo los tumores del 65 al 79%. Basándose en estos estudios, existen razones para creer que el extracto de aguacate puede ayudar a los pacientes con cáncer limitando el aporte de glucosa a los tumores cancerígenos.

Dado que las células cancerígenas derivan la mayor parte de su energía de la glucólisis anaeróbica, Joseph Gold, director del Instituto para la Investigación contra el Cáncer de Siracusa, previamente investigador en las Fuerzas Armadas de USA, encontró que una sustancia denominada sulfato de hidracina, usada en el combustible de los cohetes, podía inhibir la excesiva gluconeogénesis (conversión de los aminoácidos en azúcar) que ocurre en los pacientes con cachesia. El trabajo de Gold demostró la capacidad del sulfato de hidracina para reducir y curar la cachesia de pacientes con cáncer en estado avanzado. Un experimento controlado por placebo de 101 pacientes de cáncer que tomaron 6 mg de sulfato de hidracina 3 veces al día o un placebo demostro que después de 1 mes, el 83 por ciento de los pacientes tratados con sulfato de hidracina incrementaron su peso comparado con un 53 por ciento de los pacientes a los que se les administró un placebo. Un estudio similar por los mismos investigadores, fundado en parte por el Instituto Nacional del Cáncer en Bethesda incluyó a 65 pacientes. Los que tomaron sulfato de hidracina, y estaban en buenas condiciones físicas antes que el estudio comenzara, vivieron una media de 17 semanas más.

En 1990 contacté con la hospitales más importantes especializados en el tratamiento del cáncer buscando alguna información del papel crucial que juega la nutrición intravenosa en los pacientes de cáncer. Alrededor del 40% fallecieron por cachesia, Sin embargo, a muchos de los pacientes que se están muriendo literalmente de hambres no se les ofrece ningún soporte nutricional a parte de la solución intravenosa estándar de la UVI. Esta solución proporciona un 70% de las calorías en forma de glucosa. Muy frecuentemente, creo, estas soluciones altas en glucosa no ayudan a los pacientes cachésicos tanto como soluciones con más glucosa y menos aminoácidos y lípidos. Estas soluciones permitirían al paciente fortalecerse y no alimentarían al tumor.

El estamento médico está dejando pasar por alto el azúcar y su papel en la tumorigénesis. El dispositivo de tomografía, denominado PET, cuyo coste es de medio millón de dólares es considerado como la herramienta más moderna y puntera en la detección de tumores. El escaner PET usa glucosa radioactiva para detectar las células cancerígenas hambrientas de azúcar. Los escaners PET se usan en el seguimiento de los pacientes de cáncer, así como para evaluar que los protocolos prescritos son efectivos.

En Europa, el concepto de que el azúcar alimenta al cáncer está tan asumido que los oncologistas, usan el protocolo de Terapia Sistémica del Cáncer (SCMT). Concebida por Manfred von Ardenne en Alemania en 1965, la SCMT implica inyectar a los pacientes con glucosa para incrementar las concentraciones de la misma, lo que disminuye los valores de pH en los tejidos cancerígenos debido a la formación de ácido láctico. A su vez, esto intensifica la sensibilidad térmica de los tejidos malignos e induce el rápido crecimiento del cáncer. A continuación se somete a los pacientes a una hipertermia en todo el cuerpo para estresar aún más a las células cancerígenas, seguido de radiación o quimiotrerapia. SCMT fue testado en 103 pacientes con metástasis de cáncer o tumours primaries recurrentes en la primera fase de un estudio clínico en el Instituto Von ARdenne de Investigación Médica Aplicada en Dresde, Alemania. Los porcentajes de supervivencia de cinco años en pacientes que siguieron la terapia SCMT se incrementaron del 25 al 50 por ciento, y los de regresión del tumor se incrementaron del 30 al 50 por ciento. El protocolo induce un rápido crecimiento del cáncer, para poder tratarlo de forma más efectiva con terapias tóxicas y obtener de este modo una considerable mejora.

El irrefutable papel de la glucosa en el crecimiento y la metástasis de las células cancerígenas se puede tener en cuenta en muchas terapias. Algunas de estas incluyen dietas designadas con el índice glicémico en mente para regular los incrementos de la glucosa en la sangre, lo que mata de hambre de forma selectiva a las células cancerígenas; soluciones TPN bajas en glucosa, extracto de aguacate para inhibir la absorción de glucosa por las células cancerígenas, sulfato de hidracina para impedir la gluconeogénesis en las células cancerígenas y SCMT. Una paciente de 50 años con cáncer de pulmón, vino a nuestra clínica después de que su oncologista de Florida le hubiera dado una sentencia de muerte. Estaba dispuesta a cooperar y entendió la conexión que existe entre la nutrición y el cáncer. Cambió considerablemente su dieta, eliminando el 90 por ciento del azúcar que solía comer. Descubrió que el pan de trigo y los cereales de avena eran dulces, incluso sin azúcar añadido. Con una terapia médica restrictiva –incluyendo radiación de altas dosis focalizada a los tumores y quimioterapia fraccionada, una técnica que distribuye la dosis de quimio semanal en una infusión de 60 horas que dura días –, una actitud positiva y un programa nutricional óptimo, venció a su cáncer terminal de pulmón. La vi el otro día, han pasado cinco años y la enfermedad no ha recurrido, y además probablemente tenía mejor aspecto que el médico que la desahució.

Written by justvegetal

agosto 12, 2009 at 11:14 pm

Publicado en Dieta & Salud

Tagged with

Combatiendo el Mito de la Carne

with 2 comments

Combatiendo el Mito de la Carne
por T. Colin Campbell, Ph. D.
de The Vegetarian Society of the District of Columbia

http://www.ivu.org/spanish/trans/vsdc-meatmyth.html

Creo que difícilmente existe otro mito en nutrición tan insidioso y aún así tan intratable como el que nos incita a creer que el consumo de muchas proteínas de alta calidad, básicamente a través de alimentos de origen animal, contribuye a mejorar la condición y a aumentar el volumen y la fuerza corporal. Enraizado en la antigüedad, este mito comenzó a germinar en la mentalidad masculina (especialmente la masculina, al parecer) mucho antes de que la proteína fuera identificada y nombrada.

El mito tomó raíces en la creencia de que podíamos adquirir la fuerza, agilidad y habilidad para elevarnos a alturas inimaginables tan sólo consumiendo la carne y cuerpos de los animales. Mucho después, a principios del siglo XIX, cuando los científicos identificaron la proteína como aproximadamente equivalente a la carne de los animales que adoraban, fue proclamada como el nutriente preciado. En las palabras del famoso químico Justus von Liebig, no era otra cosa que la pura “substancia de la vida misma”.

Proteínas de Calidad ¿según qué estándares?

A principios del siglo XX, los científicos llegaron a creer – erróneamente – que la proteína animal producía mejoras en la competitividad deportiva. Esto se combinó con su postura de que la carne animal, la leche, y los huevos disparaban el crecimiento corporal más “eficientemente” que la proteína vegetal. Eficiencia, en este sentido, significaba que al comer proteína animal uno podía ganar más peso por cada kilo de proteína consumida. La alta “eficiencia de asimilación” ocurre con la proteína animal porque las proporciones de aminoácidos (las unidades que forman las proteínas) en el tejido animal equipara más la proporción de aminoácidos requeridos para sintetizar la proteína en nuestros organismos. Sabemos ahora que esto pudiera ser un inconveniente, pero en aquel entonces los científicos consideraban que “eficiencia de asimilación” era igual a “calidad”, un sesgo que persiste aún en la actualidad.

La eficiencia, o calidad, puede también implicar un incremento en la velocidad de todas las funciones corporales. Significaría que estamos pisando el acelerador hasta el fondo. Y, como casi todo llevado a un extremo, tiene un costo, tal como el aumento de las tasas de enfermedades crónicas incluyendo cáncer, diabetes y osteoporosis.

Para los padres de la ciencia nutricional, el consumo de proteína animal de calidad revelaba el grado de “civilización”. Fue debido a este clima, que sus recomendaciones basadas científicamente empezaron a fomentar ingestas muy elevadas, de alrededor de 110 a 130 gramos de proteínas de origen animal al día.

Atletas Vegetarianos en Yale

Al inicio del siglo XX, la opinión de la mayoría era de que cuanto más consumiéramos este nutriente de “calidad”, mejor. Sin embargo, hubo algunas opiniones en contra, rápidamente calumniadas u olvidadas. Es en este periodo de la historia generalmente olvidado donde se encuentra mi tesis principal. Un cierto Profesor Russell Chittenden era, a finales del siglo XIX y principios del XX, un muy distinguido profesor de química fisiológica en la Universidad de Yale. Se cuestionó si la alimentación a base de dietas con menor cantidad de alimentos altos en proteínas (por ejemplo, ingestas mucho menores de productos de origen animal) causaría fatiga excesiva y pérdida de condición física y mental. Lo que preocupaba a Chittenden eran las afirmaciones de que un consumo abundante de proteína animal realmente podía mejorar la fuerza, la resistencia y las cualidades “masculinas”, como algunos decían.

Inicialmente, organizó un experimento para observar si en efecto un consumo reducido de proteínas y alimentos de origen animal los hacía a él y a sus colegas más débiles y menos capaces de sobrellevar un buen día de trabajo. Contrariamente, encontró que su salud, vigor y condición general mejoraron considerablemente.

Posteriormente, llevó a cabo un experimento más complejo de seis meses con un destacamento militar de hombres que apenas estaban iniciando su entrenamiento y que estaban acostumbrados a comer grandes cantidades de carne rica en proteínas. Les cambió su dieta por una con aproximadamente un tercio de su ingesta acostumbrada de proteínas. Esto lo hizo reduciendo substancialmente la carne, mas no eliminándola completamente, estableciendo claramente que esta baja ingesta de proteínas era adecuada para mantener sus necesidades usuales de proteínas. También los sometió a una serie de quince pruebas de fuerza y condición. La puntuación promedio inicial para las quince pruebas fue de cerca de 3000 y la puntuación final fue de aproximadamente 6000. Sin duda alguna, esta mejoría era ciertamente notable.

Confrontando a los Críticos

Sin embargo, los críticos de Chittenden dijeron que esto no demostraba necesariamente su opinión porque los soldados muy probablemente habrían ganado aún más durante este período de entrenamiento si hubieran llevado dietas basadas en proteínas de origen animal. Así Chittenden complació a sus críticos organizando otro experimento, esta vez con atletas bien entrenados con una “condición rebosante”, como el mismo describió. Acostumbrados a la típica dieta alta en carne, estos atletas estaban, comprensiblemente, aproximadamente en el mismo nivel de condición física que los bien entrenados militares. ¿Qué pasó? Al cambiar a dietas altas en alimentos de origen vegetal de enero a junio, estos atletas mejoraron un 35% en sólo 5 meses. En este caso, sólo el cambio en el dieta pudo influir en estos notables resultados.

Chittenden fue uno de los principales científicos de su época. Trabajó en una destacada universidad, fue presidente de la Sociedad Fisiológica Americana, y tenía publicaciones sobre una gran variedad de asuntos técnicos en nutrición antes de realizar estos bien conducidos experimentos. Este hombre no era un elemento vergonzoso dentro de la investigación científica.

¿Aún Ignorando la Evidencia?

¿No es de suponer que su investigación, ahora hace 100 años, hubiera sido aceptada? ¿O por lo menos reexaminada por otros para ver si tan espectaculares resultados eran ciertos? Ni en sueños. Lo que esperaba a Chittenden era principalmente el menosprecio de sus colegas y no fue hasta la década de 1940, cuando la ingesta diaria total recomendada de proteínas se redujo, que su trabajo fue parcialmente reivindicado. No obstante, aún entonces, la recomendación de consumir proteínas de origen animal aún dominaba. Y hasta ahora, el americano promedio obtiene entre el 60 y el 70 por ciento de sus proteínas de fuentes de origen animal – generalmente sin percatarse que esta práctica se originó de la falsa premisa de que la proteína animal mejora la condición física y la competitividad deportiva.

Dije anteriormente que esta historia tenía sus aspectos insidiosos. La creencia del valor de las proteínas de origen animal en la condición física ha sido tan fuerte que hoy luchamos dentro de la ciencia para desvelar los mensajes completos de la información que cuestiona seriamente nuestras creencias acerca de la proteína animal. De hecho, algunos científicos, que tienen gran influencia entre grupos consejeros de la Naciones Unidas, continúan desarrollando argumentos técnicos que favorecen altas recomendaciones de proteína.

En China, me sorprendí al saber hace algunos años por mis colegas que ellos tenían – y aún tienen – las más altas recomendaciones proteínicas de todo el mundo, principalmente con el propósito de mejorar el rendimiento atlético en las Olimpiadas. Parece especialmente irónico considerando que era bien sabido en la Antigua Grecia que los atletas olímpicos obtenían mejores resultados cuando llevaban dietas basadas en alimentos de origen vegetal. Más aún, en la actualidad algunos atletas, tales como Dave Scott, seis veces ganador del triatlón Ironman (Hombre de Hierro), y Carl Lewis, corredor, siete veces medallista olímpico de oro, entrenan y compiten con dietas basadas en alimentos de origen vegetal.

No es que la proteína animal no pueda ser usada con buenos resultados, especialmente cuando no se disponga de nada más, o que este nutriente no forme masa muscular. Sí lo hace. Pero también lo hace la proteína vegetal. Y lo hace con resultados superiores. Si tan sólo hubiéramos recordado y entendido el trabajo de Chittenden no estaríamos enfrentando actualmente tan fatales consecuencias en la salud.

T. Colin Campbell, Ph. D., se formó en Cornell (M.C., Ph. D.) y el MIT (investigador asociado) en nutrición, bioquímica y toxicología. Es profesor de bioquímica nutricional en la Universidad de Cornell. © 1996 New Century Nutrition. Reimpreso con permiso.

Referencias:
Chittenden, R.H., Physiological Economy in Nutrition. F.A. Stokes, Nueva York, 1904
Chittenden, R.H., The Nutrition of Man. F.A. Stokes, Nueva York, 1907

Agradecemos a Bay Area Vegetarian 1997 (PO Box 9470, Stanford, CA 94309), donde apareció este artículo previamente.


Atletas Vegetarianos Famosos:

  • BJ Armstrong (estrella americana de baloncesto)
  • Andreas Cahling (fisicoculturista)
  • Chris Campbell (campeón de lucha de 1980)
  • Sally Eastall (maratonista #2 en el Reino Unido – vegetariana estricta)
  • Di Edwards (corredor, semifinalista olímpico)
  • Cory Everson (fisicoculturista, seis veces Ms Olympia)
  • Desmond Howard (futbolista americano, ganador del trofeo Heisman)
  • Billy Jean King (campeón de tenis)
  • Jack La Laine (gurú de entrenamiento – vegetariano estricto)
  • Tony La Russa (entrenador de los Atléticos de Oakland)
  • Carl Lewis (corredor, medallista olímpico de oro – vegetariano estricto durante su entrenamiento)
  • Monika Montsho (levantadora de pesas, Levantadora de Pesas Noroeste 1991)
  • Edwin Moses (corredor de carreras con obstáculos, medallista olímpico de oro)
  • Martina Navratilova (campeona de tenis)
  • Bill Pearl (fisicoculturista, cuatro veces Mr. Universo)
  • Dave Scott (triatleta, seis veces ganador de la prueba Ironman)
  • Lucy Stephens (triatleta – vegetariana estricta)

Información de las Páginas Vegetarianas (www.veg.org) y Dietitian’s Guide to Vegetarian Diets.


Opinión del Comité Olímpico Estadounidense Acerca de las Dietas Vegetarianas

“Si se cuida de incluir una gran variedad de alimentos, las dietas vegetarianas pueden ser nutricionalmente adecuadas para apoyar la práctica atlética.”

“Ser vegetariano no reduce el talento natural o la capacidad atlética, bien se trate de aficionados o de atletas de nivel internacional. Desde los juegos antiguos, los atletas griegos entrenaban bajo dietas vegetarianas y mostraban una sorprendente habilidad en atletismo competitivo.”

Extractos tomados de “Vegetarian Diets” del Centro Internacional de Nutrición Deportiva, Revista Olympic Coach, Invierno 1997.

Copyright © 1998 Comité Olímpico Estadounidense
Todos los Derechos Reservados
de: http://www.olympic-usa.org

Written by justvegetal

agosto 10, 2009 at 11:27 pm

¿Está la juventud de hoy más tóxica?

leave a comment »

¿Está la juventud de hoy más tóxica?
por J. Robert Hatherill
de Toronto Vegetarian Association

Aunque mucha gente piensa que la dieta constante de violencia en los medios de comunicación nos está conduciendo hacia un mundo más violento, en realidad esto lo puede estar causando una dieta constante de metales pesados y pesticidas que está llevando a la juventud a situarse al borde hacia el abismo.

Tal vez, más allá de vigilar a nuestros muchachos en lo referente a las armas o a los explosivos, deberíamos hacerlo con su sangre para conocer qué tan altos pueden llegar a estar en ellos los niveles de químicos tóxicos. Deberíamos observar en particular a los recientes autores de crímenes escolares – no tanto para saber si están vivos o no – sino para tratar de encontrar si habría alguna raíz biológica para su comportamiento.

La polución lleva a algunas personas a cometer crímenes violentos, pero en nuestra miopía no hemos observado esta obvia posibilidad; sin embargo, un rápidamente expandido cuerpo de investigación, muestra que los metales pesados como el plomo y los pesticidas, disminuyen la capacidad mental y aumentan la agresividad. El comportamiento humano es fácilmente influenciable por los químicos tóxicos, lo que llevó en los años 1980 a que apareciera una nueva disciplina científica llamada toxicología comportamental.

Sin embargo, seguimos cargando nuestra agua y suministros alimenticios con peligrosos químicos. En el año 1992 el congreso prohibió verter el lodo en los océanos, por lo que dicho lodo resultó siendo “depositado” en las tierras de cosecha. Cuando esta decisión fue tomada los asesinos del colegio “Columbine High School” eran de 10 y 11 años de edad, y desde ese tiempo hemos estado depositando de manera rutinaria en las tierras de agricultura: metales pesados como plomo y cadmio, químicos del cuidado del hogar, químicos industriales, pesticidas y microbios causantes de enfermedad.

Como resultado, ¿estamos ahora propiciando una nueva generación de matones con armas violentas?

El derramamiento de lodo es sólo uno de los ejemplos de la degradación continua de nuestro suministro alimenticio. El uso de pesticidas se ha incrementado en 33 veces desde 1942. Estudios recientes demuestran que niveles de residuos de múltiples pesticidas han ido causando agresiones en aumento. Los residuos de pesticidas mezclados han inducido a niveles anormales de la hormona de la tiroides, que está asociada con la irritabilidad, la agresión y con una múltiple sensitividad química.

Los niños son los más vulnerables a los contaminantes. Por ser más pequeños y estar creciendo más rápidamente, absorben los minerales tóxicos en un 40 a 50 % más que los adultos, los bebés alimentados con fórmulas infantiles en vez de leche materna, absorben más metales pesados como el manganeso. Dichas ingestas de plomo y manganeso aumentan la deficiencia de calcio en la infancia. En la revista de la Asociación Médica Americana, en su número de febrero de 1996, hay un artículo titulado: “Los niveles de plomo en los huesos y los comportamientos delincuenciales”, donde se perfila la asociación entre los metales pesados en el cuerpo y los problemas de comportamiento, tales como el desorden de déficit de atención, la agresividad y la delincuencia.

Aún mas inquietante: por lo menos siete estudios han demostrado que los criminales violentos, en comparación con prisioneros no violentos, presentan en sus cuerpos niveles elevados de plomo, cadmio, manganeso, mercurio y otros químicos tóxicos. Sumado al lodo y a los pesticidas está el latente problema de la transformación del suministro de alimentos y de nuestros hábitos alimenticios. En años recientes, los desarrollos en tecnología alimentaria en los Estados Unidos y en otros países desarrollados, han conducido a cambios profundos en la composición nutricional y en la cantidad de fibra en la dieta.

El cultivo y el procesamiento de los alimentos se ha convertido en una gigantesca industria mecanizada y el incremento explosivo en el procesamiento ha eliminado muchos nutrientes esenciales y fibra de nuestra comida. Una dieta llena de “comida rápida” y baja en fibra, garantiza una ingesta mayor de agentes contaminadores como el mercurio y el PCB. Aunque el PCB fue prohibido en los años 1970 aún está persistente en el ambiente.

La revista de medicina New England Journal of Medicine, en septiembre de 1996, reportó que los niños expuestos a bajos niveles de PBCs en el útero, crecen con una baja comprensión de lectura, bajo coeficiente intelectual y con problemas de memoria. Los padres que alimentan sus familias con la típica comida procesada y comercial, pueden estar inconscientemente contribuyendo con estos problemas.

Según el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, entre los años 1984 a 1994, se triplicó el número de jóvenes menores de 18 que fueron arrestados por homicidio. Es hora de mirar más allá hacia las raíces sociológicas de esta tendencia, para considerar los cambios profundos en nuestro suministro de alimento y agua como una causa posible del comportamiento violento. Necesitamos reflexionar sobre nuestra dependencia de la comida procesada y sobre la liberación de materiales tóxicos en nuestro medio ambiente agrícola.

En lugar de estar dirigiendo toda nuestra atención a los amargos debates sobre el control de armas y sobre la violencia en la industria del entretenimiento, atendamos la apremiante necesidad de un medio ambiente más limpio y de un alimento más nutritivo.

El Dr. J. Robert Hatherill, es un científico investigador.

De la edición septiembre/octubre de 1999 de Lifelines.

Written by justvegetal

agosto 5, 2009 at 2:17 pm

Leche: Ni Recomendada Ni Necesaria

leave a comment »

http://woodstockfas.org/ Santuario de Animales

http://woodstockfas.org/ Santuario de Animales

Leche: Ni Recomendada Ni Necesaria

http://www.geocities.com/vegania/noleche/pcrm-milk.html
(Comité de Médicos para una Medicina Responsable)

Traducido de http://www.pcrm.org/health/Info_on_Veg_Diets/milk.html]

Un sustancial grupo de evidencias científicas suscita inquietudes sobre los riesgos de salud de los derivados de la leche de vaca. Estos problemas se relacionan con las proteínas, el azúcar, la grasa y los contaminantes que contienen los lácteos, y que la leche entera de vaca no es adecuada para la nutrición infantil.

Los riesgos de salud derivados del consumo de leche son máximos para los bebés menores de un año, en quienes la leche entera de vaca puede contribuir a deficiencias de diversos nutrientes, como hierro, ácidos grasos esenciales y vitamina E. La Academia Americana de Pediatría [1] recomienda que los bebés menores de un año no reciban leche entera de vaca.

Los productos derivados de la leche de vaca son muy bajos en hierro [2], contienen sólo un décimo de miligramo (mg) por cada ración de 8 onzas. Para obtener la Cantidad Diaria Recomendada en los EE.UU. de 15 mg de hierro, un bebé debería tomar más de 31 cuartos de galón (1,136 l) de leche al día. La leche puede también provocar hemorragias en el tracto intestinal, que, con el tiempo, reducen las reservas de hierro del organismo. Los investigadores especulan que estas hemorragias pueden ser una reacción a las proteínas presentes en la leche [3]. La pasteurización no elimina el problema. Unos investigadores de la Universidad de Iowa publicaron recientemente en la Revista de Pediatría que “en una gran proporción de bebés, el consumo de leche de vaca provoca un aumento sustancial de la pérdida de hemoglobina. Algunos bebés son primorosamente sensibles a la leche de vaca y pueden perder grandes cantidades de sangre”.[3]

Aunque la preocupación es mayor para los niños en su primer año de vida, también hay inquietudes relacionadas con el consumo de leche en niños más mayores y algunos problemas asociados con fórmulas a base de leche de vaca.

Las Proteínas de la Leche y la Diabetes

Diversos informes relacionan la diabetes dependiente de insulina con una proteína específica de los productos lácteos. Este tipo de diabetes normalmente empieza en la niñez. Es una causa destacada de ceguera y contribuye a enfermedades cardíacas, daños renales, y amputaciones debidas a una circulación pobre.

Estudios realizados en distintos países muestran una fuerte correlación entre el uso de productos lácteos y la incidencia de diabetes [4]. Un informe reciente del New England Journal of Medicine [5] reafirma sustancialmente la antigua teoría de que las proteínas de la leche de vaca estimulan la producción de anticuerpos [6] que, a su vez, destruyen las células productoras de insulina del páncreas [7]. En el nuevo informe, investigadores de Canadá y Finlandia encontraron mayores niveles de anticuerpos de un fragmento específico de una proteína de la leche de vaca, llamada albúmina del suero bovino, en el 100% de los 142 niños diabéticos que estudiaron en el momento de diagnosticarles la enfermedad. Los niños no diabéticos puede que posean tales anticuerpos, pero a niveles muy inferiores. La evidencia sugiere que la combinación de una predisposición genética y la exposición a la leche de vaca es la principal causa de la forma infantil de diabetes, aunque no hay modo de determinar qué niños están genéticamente predispuestos. Los anticuerpos pueden formarse aparentemente en respuesta a cantidad incluso pequeñas de productos lácteos, incluidas las fórmulas infantiles.

La destrucción de las células pancreáticas sucede gradualmente, especialmente tras las infecciones, que hacen que las proteínas celulares queden expuestas a los daños de los anticuerpos. La diabetes se hace patente cuando del 80 al 90 % de las células beta productoras de insulina quedan destruidas.

Las proteínas de la leche también se encuentran entre las causas más frecuentes de alergias alimentarias. A menudo, la causa de los síntomas no es identificada durante importantes períodos de tiempo.

http://woodstockfas.org/ Santuario de Animales

http://woodstockfas.org/ Santuario de Animales

El Azúcar de la Leche y los Problemas de Salud

Muchas personas, particularmente los de ascendencia asiática o africana, son incapaces de digerir el azúcar de la leche, la lactosa. El resultado es diarreas y gases. Para los que pueden digerir la lactosa, sus componentes son dos azúcares simples: glucosa y galactosa. La galactosa ha sido relacionada con el cáncer de ovario [8] y las cataratas [9,10]. Los bebés lactantes poseen enzimas activos que descomponen la galactosa. Con la edad, muchos de nosotros perdemos esta capacidad.

Contenido Graso

La leche entera, el queso, la nata, la mantequilla, los helados, la crema agria y el resto de productos lácteos aparte de los desnatados contienen cantidades importantes de grasas saturadas, así como colesterol, contribuyendo a enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer. Los primeros indicios de la enfermedad cardíaca han sido documentados en adolescentes americanos. Aunque los niños necesitan cierta cantidad de grasa en la dieta, no existe ninguna necesidad nutricional de grasa láctea. Al contrario, la leche de vaca es rica en grasas saturadas, pero pobre en el ácido graso esencial ácido linoleico.

Contaminantes

La leche contiene contaminantes frecuentes, desde pesticidas a medicamentos. Se ha observado que alrededor de un tercio de los productos lácteos están contaminados con indicios de antibióticos. El contenido de vitamina D de la leche ha sido mal regulado. Recientes pruebas sobre 42 muestras de leche encontraron que sólo el 12% estaban entre el rango esperado de contenido de vitamina D. Las pruebas sobre 10 muestras de leches infantiles revelaron que 7 contenían más del doble de vitamina D que la cantidad indicada en la etiqueta, y una de ellas tenía más de 4 veces dicha cantidad [11]. La vitamina D es tóxica en sobredosis [12].

Osteoporosis

Los lácteos ofrecen un falso sentimiento de seguridad para aquellos preocupados por la osteoporosis. En los países donde los lácteos no se consumen comúnmente, existe en realidad menos osteoporosis que en los EE.UU. Los estudios han mostrado poco efecto de los lácteos sobre la osteoporosis [13]. El Estudio de Salud de Enfermeras de Harvard siguió a 78.000 mujeres durante un período de 12 años y concluyó que la leche no protege contra las fracturas óseas. En efecto, quienes tomaban tres vasos diarios de leche presentaron más fracturas que quienes raramente bebían leche [14].

Hay muchas fuentes buenas de calcio. La col rizada, el brécol, y otras hortalizas de hojas verdes contienen calcio de fácil absorción para el organismo. Un informe reciente de la Revista Americana de Nutrición Clínica mostró que la absorbibilidad de calcio era en realidad mayor para la col rizada que para la leche, y concluyó que “las verduras tales como la col rizada pueden ser consideradas al menos tan buenas como la leche en términos de absorbibilidad de calcio” [15]. Las legumbres también son ricas en calcio. El zumo de naranja enriquecido proporciona grandes cantidades de calcio en forma apetitosa [16].

El calcio es sólo uno de los muchos factores que afectan al hueso. Otros factores son las hormonas, el fósforo, el boro, el ejercicio, el tabaco, el alcohol y los medicamentos [17-20]. Las proteínas son también importantes en el equilibrio cálcico. Las dietas ricas en proteínas, particularmente proteínas animales, fomentan la pérdida de calcio [21-23].

http://woodstockfas.org/ Santuario de Animales

http://woodstockfas.org/ Santuario de Animales

Recomendaciones

No existe ninguna necesidad nutricional de productos lácteos, y hay serios problemas que pueden acarrear sus proteínas, azúcar, grasa y contaminantes. Por consiguiente, ofrecemos las siguientes recomendaciones:

La lactancia materna es el método preferente para la alimentación infantil. Como recomienda la Academia Americana de Pediatría, no debería darse leche entera de vaca a los bebés menores de un año.

Los padres deberían estar alerta sobre los riesgos potenciales para sus hijos derivados del consumo de leche de vaca.

La leche de vaca no debería ser obligatoria o recomendada en las pautas gubernamentales.

Los programas del gobierno, tales como los de comidas escolares, deberían ser consecuentes con estas recomendaciones.


Referencias
1. American Academy of Pediatrics, Committee on Nutrition. The use of whole cow’s milk in infancy. Pediatrics 1992;89:1105-9.
2. Pennington JAT, Church HN. Food values of portions commonly used. New York, Harper and Row, 1989.
3. Ziegler EE, Fomon SJ, Nelson SE, et al. Cow milk feeding in infancy: further observations on blood loss from the gastrointestinal tract. J Pediatr 1990;116:11-8.
4. Scott FW. Cow milk and insulin-dependent diabetes mellitus: is there a relationship? Am J CLin Nutr 1990;51:489-91.
5. Karjalainen J, Martin JM, Knip M, et al. A bovine albumin peptide as a possible trigger of insulin-dependent diabetes mellitus. N Engl J Med 1992;327:302-7.
6. Roberton DM, Paganelli R, Dinwiddie R, Levinsky RJ. Milk antigen absorption in the preterm and term neonate. Arch Dis Child 1982;57:369-72.
7. Bruining GJ, Molenaar J, Tuk CW, Lindeman J, Bruining HA, Marner B. Clinical time-course and characteristics of islet cell cytoplasmatic antibodies in childhood diabetes. Diabetologia 1984;26:24-29.
8. Cramer DW, Willett WC, Bell DA, et al. Galactose consumption and metabolism in relation to the risk of ovarian cancer. Lancet 1989;2:66-71.
9. Simoons FJ. A geographic approach to senile cataracts: possible links with milk consumption, lactase activity, and galactose metabolism. Digestive Diseases and Sciences 1982;27:257-64.
10. Couet C, Jan P, Debry G. Lactose and cataract in humans: a review. J Am Coll Nutr 1991;10:79-86.
11. Holick MF, Shao Q, Liu WW, Chen TC. The vitamin D content of fortified milk and infant formula. New Engl J Med 1992;326:1178-81.
12. Jacobus CH, Holick MF, Shao Q, et al. Hypervitaminosis D associated with drinking milk. New Engl J Med 1992;326:1173-7.
13. Riggs BL, Wahner HW, Melton J, Richelson LS, Judd HL, O’Fallon M. Dietary calcium intake and rates on bone loss in women. J Clin Invest 1987;80:979-82.
14. Feskanich D, Willett WC, Stampfer MJ, Colditz GA. Milk, dietary calcium, and bone fractures in women: a 12-year prospective study. Am J Publ Health 1997;87:992-7.
15. Heaney RP, Weaver CM. Calcium absorption from kale. Am J Clin Nutr 1990;51:656-7.
16. Nicar MJ, Pak CYC. Calcium bioavailability from calcium carbonate and calcium citrate. J Clin Endocrinol Metab 1985;61:391-3.
17. Dawson-Hughes B. Calcium supplementation and bone loss: a review of controlled clinical trials. Am J Clin Nutr 1991;54:274S-80S.
18. Mazess RB, Barden HS. Bone density in premenopausal women: effects of age, dietary intake, physical activity, smoking, and birth control pills. Am J Clin Nutr 1991;53:132-42.
19. Nelson ME, Fisher EC, Dilmanian FA, Dallal GE, Evans WJ. A 1-y walking program and increased dietary calcium in postmenopausal women: efect on bone. Am J Clin Nutr 1991;53:1304-11.
20. Nielsen FH, Hunt CD, Mullen LM, Hunt JR. Effect of dietary boron on mineral, estrogen, and testosterone metabolism in postmenopausal women. FASEB J 1987;1:394-7.
21. Zemel MB. Role of the sulfur-containing amino acids in protein-induced hypercalciuria in men. J Nutr 1981;111:545.
22. Hegsted M. Urinary calcium and calcium balance in young men as affected by level of protein and phosphorus intake. J Nutr 1981;111:553.
23. Marsh AG, Sanchez TV, Mickelsen O, Keiser J, Mayor G. Cortical bone density of adult lacto-ovo-vegetarian and omnivorous women. J Am Dietetic Asso 1980;76:148-51.

Written by justvegetal

julio 31, 2009 at 6:38 pm

La Leche en Conexión con la Esterilidad

with 2 comments

La Leche en Conexión con la Esterilidad
de Animal Rights Resource SiteItaliano

Un nuevo estudio sugiere que las mujeres que quisieran pero que no han logrado concebir un niño revisen el lugar que ocupan los productos lácteos en sus dietas. Un equipo de investigadores en los Estados Unidos y Finlandia ha informado que en lugares donde el consumo de leche es más alto, las mujeres tienden a experimentar una caída drástica de la fertilidad en relación con la edad.

Con la excepción de algunas poblaciones en el norte de Europa y sus descendientes, la mayoría de los adultos pierden la habilidad de digerir la lactosa (el azúcar de la leche). Ya que la intolerancia a la lactosa desalienta el consumo de la leche y otros lácteos ricos en galactosa- (un azúcar aparentemente tóxico para los óvulos humanos) la intolerancia resulta ser un beneficio, observan el ginecólogo Daniel W. Cramer de la Escuela de Medicina de Harvard y sus colegas.

Hace cinco años, Cramer relacionó el consumo de galactosa con un incremento en el riesgo de cáncer de ovario. Para descubrir si este azúcar también afecta a la fertilidad, su equipo comparó los datos de tasa de fertilidad de 36 países, con el consumo de leche per cápita, y la hipolactasia (la inhabilidad de los adultos para digerir la lactosa). En la edición de Febrero del American Journal of Epidemiology, reportaron una correlación entre el alto consumo de leche y una debilidad en la fertilidad, en mujeres con tan sólo de 20 a 24 años de edad.

La fuerza de esta asociación – y la velocidad de la declinación en fertilidad- crece conforme se estudian los grupos sucesivamente mayores en edad. En Tailandia, por ejemplo – donde el 98 por ciento de los adultos son hipolactásicos- el promedio de fertilidad en la mujer es de 35 a 39 es sólo un 26% más bajo del rango de edad pico (25 a 29). Por contraste, en Australia y en el Reino Unido, donde la hipolactasia afecta a sólo el 5% de los adultos, el promedio de fertilidad de los 35 a 39 años es un 82% por debajo de la edad pico.

Muchos factores – incluyendo costumbres, tasas de divorcio, uso de anticonceptivos, y nivel económico – afectan la fertilidad. Sin embargo, nota Cramer, el nuevo análisis “confirma demográficamente lo que hemos observado experimentalmente, cuando alimentamos a un ratón con cantidades elevadas de galactosa, y clínicamente, en mujeres con galactosemia (la inhabilidad de metabolizar galactosa). Las mujeres con este desorden, que tienen altas concentraciones de este azúcar en sus tejidos son estériles.


Este artículo apareció en Science News, de fecha 3/12/94.

Written by justvegetal

julio 17, 2009 at 2:08 pm

El Papel de los Alimentos en la Lucha Contra el Cáncer

with one comment

El papel de los alimentos en la lucha contra el cáncer
de Schweizerische Vereinigung für Vegetarismus (SVV)

Un cáncer comienza cuando una célula empieza a multiplicarse de manera desordenada. Esto se puede producir especialmente en la próstata, los pulmones, las mamas, el tubo digestivo. Esta célula se divide cada vez más, hasta convertirse en una masa que invade los tejidos vecinos. En un momento determinado, algunas células cancerosas se desunen para fluir rápidamente en otras partes del cuerpo. Este procedimiento se llama «metástasis».

En los países occidentales, un adulto de cada tres es atacado por el cáncer. Es un aumento importante con relación a los años anteriores y se trata de una situación muy diferente a la situación dominante en los países donde los hábitos alimenticios occidentales todavía no se han extendido.

El Instituto Nacional (americano) del Cáncer ha llevado a cabo un estudio para analizar en qué proporción el riesgo de padecer cáncer se debe, por una parte, a los factores genéticos y, por otra parte, a los factores que potencialmente se pueden controlar, como el tabaco, la alimentación, los rayos x, las radiaciones, etc. Según las estimaciones más fiables, del 80 al 90% de los cánceres se deben a factores medioambientales en la medida en que incluyen los hábitos alimenticios y el tabaquismo. El 30% de los cánceres se deben al tabaco, incluidos el cáncer broncopulmonar (pulmón), el cáncer de boca, el cáncer de garganta, el cáncer de riñón y el cáncer de vejiga. Además, hay casos (del 30 al 60%) que están causados por la alimentación. Los cánceres de próstata, de mama, de ovarios, de útero, de colon, de estómago e incluso el cáncer broncopulmonar (pulmón), entre los órganos más vulnerables, están relacionados con alimentos específicos que favorecen el crecimiento de células cancerosas. Algunos alimentos no son la única causa de los cánceres en estos órganos pero, asociados con una exposición a productos tóxicos, radiaciones, a una debilidad de orden genético y una vez más a otros factores, contribuyen en gran parte a éstos.

Los elementos que permiten determinar en qué medida los alimentos influyen en la aparición y en el desarrollo de un cáncer son resultado de varios tipos de estudio. Los investigadores han comparado las tasas de cáncer en diferentes países cuyos hábitos alimenticios difieren mucho, como Japón y Estados Unidos. Para separar los factores alimenticios de los factores de origen genético, se han propuesto estudiar la alimentación de personas que han dejado Asia para irse a vivir a Estados Unidos y que han adoptado unos hábitos occidentales en cuanto a nutrición. También han estudiado las dietas de enfermos de cáncer y las han comparado con las de otras personas de la misma comunidad. Entonces, se ha demostrado claramente que algunos alimentos favorecen la aparición del cáncer, mientras que otros ejercen una acción protectora.

Podemos utilizar estos datos para reducir los inconvenientes relacionados con estos cánceres en pleno aumento. Cuando se ha diagnosticado un cáncer, también disponemos de información sobre la acción de los alimentos sobre su desarrollo, lo que es de vital importancia cuando el objetivo de la persona atacada por la enfermedad es impedir su recidiva, liberarse de los dolores causados y aún más, reducir sus efectos dolorosos en la vida diaria. Sin embargo, sabemos mejor cómo los alimentos ayudan a prevenir la aparición del cáncer que precisar su acción una vez que se ha diagnosticado el cáncer; sin embargo, en los dos casos, se dispone de una suma considerable de datos precisos.

Los tipos de cáncer que están causados por determinados alimentos son los que sobrevienen en los órganos regidos por las hormonas sexuales, ya sea la próstata, las mamas, el útero y los ovarios, y los que están relacionados con la absorción de nutrientes, como el esófago, el estómago, el colon, el hígado y el páncreas. No obstante, se ha demostrado también que los hábitos alimenticios ejercen una influencia sobre la aparición de otros cánceres.

Cuando se ha diagnosticado un cáncer, el paciente debe trabajar con su médico para fijar el mejor tratamiento individual, incluyendo el importante papel de la alimentación. Ningún médico se siente cómodo para informar juiciosamente sobre sus enfermedades a nivel de alimentación, ya que la mayoría no han recibido una formación en este ámbito. En este caso, pueden aconsejarles consultar un dietista y familiarizarse con los conceptos que aparecen en este libro1 para integrar sus consejos nutricionales con otras recomendaciones.

Dr. Neal Barnard

Extracto (y traducido) de su obra «Foods that fight Pain», capítulo 10.

Referencias:
1. «Foods that fight pain», Neal Barnard M.D., Three Rivers Press, New York, N.Y., 10022, USA, 1998. ISBN 0-609-80436-7.
Edición en español: «Alimentos que combaten el dolor», Neal Barnard, Ediciones Paidós, ISBN 84-493-0645-0 – http://www.paidos.com/lib.asp?cod=57037

Written by justvegetal

julio 17, 2009 at 1:54 pm

La Ética del Comer

leave a comment »

La ética del comer
por Peter Singer

Encontrado en:

http://www.uva.org.ar/eticadelcomer.html


Se ha predicho que el consumo mundial de carne se duplicará para el año 2020. Sin embargo, en Europa y América del Norte existe una creciente preocupación sobre la ética de cómo se producen la carne y los huevos. El consumo de ternera ha caído drásticamente desde que se conoció que para producir la así llamada ternera “blanca” (en realidad, rosa pálido), las crías recién nacidas son separadas de sus madres, deliberadamente se las vuelve anémicas, se les niega el acceso a forraje y se las mantiene en establos tan estrechos que no pueden caminar ni cambiar de orientación.

En Europa, la enfermedad de las vacas locas dejó impactada a mucha gente, no sólo porque hizo pedazos la imagen de la carne de vacuno como un alimento sano y seguro, sino porque se supo que la causa de la enfermedad fue la práctica de dar como alimento sesos y tejido nervioso de ovejas al ganado vacuno. Quienes ingenuamente creían que las vacas comían pasto descubrieron que el ganado vacuno obligado a comer en lotes de alimentación come desde maíz hasta pescado, residuos de pollo (incluidos sus excrementos) y desechos de los mataderos.

La preocupación sobre cómo tratamos a los animales está lejos de limitarse al pequeño porcentaje de personas que son vegetarianas y veganas, es decir, que no comen ningún producto animal. A pesar de los sólidos argumentos éticos del vegetarianismo, todavía no es una posición generalizada. Más común es la opinión de que se justifica comer carne, siempre y cuando los animales tengan una vida decente antes de que se los mate.

El problema, como Jim Mason y yo lo describimos en nuestro reciente libro The Way We Eat , es que la agricultura industrial niega a los animales incluso una vida mínimamente decente. Decenas de miles de millones de pollos producidos en la actualidad nunca salen al aire libre. Se los cría para que tengan apetitos voraces y engorden lo más rápido posible, y luego se los coloca en cobertizos que pueden contener más de 20.000 aves. El nivel de amoníaco de sus excrementos acumulados hace el aire tan alcalino que provoca picazón en los ojos y daña los pulmones. Cuando se los mata, con apenas 45 días de vida, sus huesos poco desarrollados apenas pueden soportar el peso de sus cuerpos. Algunos caen y mueren al poco tiempo, incapaces de lograr acceso a los alimentos o el agua; su destino es irrelevante para la economía de la empresa como un todo.

Las condiciones son peores (si es posible imaginarlo) para las gallinas ponedoras, embutidas en jaulas de alambre tan pequeñas que incluso si hubiera una por jaula sería incapaz de estirar las alas. Pero por lo general hay al menos cuatro gallinas por jaula, y a menudo más. En condiciones tan atestadas, lo más probable es que las aves más dominantes y agresivas terminen matando a picotazos a las gallinas más débiles de la jaula. Para evitar esto, los productores cortan los picos de las aves con una cuchilla caliente. El pico de las gallinas está lleno de tejido nervioso -después de todo, es su principal medio de relacionarse con su entorno- pero no se usan anestésicos ni analgésicos para aliviar su dolor.

Es probable que los cerdos sean los animales más inteligentes y sensibles que comemos normalmente. Al forrajear en un pueblo rural, pueden ejercitar esa inteligencia y explorar su variado ambiente. Antes de parir, las puercas usan paja u hojas y ramitas para construir un nido cómodo y seguro en el que cuidar a sus lechones.

Sin embargo, en las granjas industriales de hoy las puercas preñadas son mantenidas en cajas tan estrechas que no pueden darse vuelta o caminar más de un paso hacia adelante o atrás. Yacen sobre concreto, sin paja, hojas ni ninguna otra forma de lecho para sus crías. Los lechones les son arrebatados lo antes posible, para que puedan quedar preñadas nuevamente; su destino es no salir nunca del cobertizo, excepto para ser llevadas al matadero.

Los defensores de estos métodos de producción argumentan que son una respuesta lamentable pero necesaria a la demanda de alimentos de una población en crecimiento. Por el contrario, cuando confinamos animales en granjas industriales, tenemos que producir alimentos para ellos. Los animales queman la mayor parte de esa energía de los alimentos en el proceso de respirar y mantener tibios sus cuerpos, de modo que a nosotros nos llega una pequeña fracción -por lo general no más de un tercio, y a veces hasta un décimo- del valor nutritivo con que los alimentamos. En contraste, las vacas que pastan consumen un alimento que nosotros no podemos digerir, lo que significa que son un aporte a la cantidad de alimentos a nuestra disposición.

Es trágico el hecho de que países como China e India, a medida que se vuelven más prósperos, estén copiando los métodos occidentales y poniendo a los animales en enormes granjas industriales para suministrar más carne y huevos a sus crecientes clases medias. Si esto continúa, el resultado será un sufrimiento animal a una escala incluso mayor que la que hoy existe en Occidente, así como más daño al medio ambiente y un aumento en las enfermedades cardiacas y los casos de cáncer al sistema digestivo.
También será un sistema enormemente ineficiente. Como consumidores, tenemos el poder -y la obligación moral- de negarnos a apoyar métodos agropecuarios que son crueles con los animales y perjudiciales para nosotros.


Peter Singer es profesor de Bioética en la Universidad de Princeton y autor,
junto con Jim Mason, de The Way We Eat: Why Our Food Choices Matter.

Traducido del inglés por David Meléndez Tormen

Agradecemos la autorización para publicar este artículo a Project Sindícate
www.project-syndicate.org

Written by justvegetal

julio 10, 2009 at 4:16 pm

INFORMACIÓN SOBRE EL CANCER DEL HOSPITAL JOHN HOPKINS (E.U.A)

leave a comment »

INFORMACIÓN SOBRE EL CANCER DEL HOSPITAL JOHN HOPKINS (E.U.A)

http://reflexologiaparati.lacoctelera.net/post/2008/04/13/el-instituto-hopkins-habla-sobre-cancer

1. Every person has cancer cells in the body. These cancer cells do not show up in the standard tests until they have multiplied to a few billion. When doctors tell cancer patients that there are no more cancer cells in their bodies after treatment, it just means the tests are unable to detect the cancer cells because they have not reached the detectable size.

1. Todos tenemos células cancerigenas. Estas células no aparecen en análisis estándares hasta que las mismas se han multiplicado por miles de millones. Cuando un médico le dice a un paciente de cáncer que no tiene más células cancerígenas en su cuerpo luego de un tratamiento, significa que el examen ya no detecta las células cancerigenas, porque la cantidad de ellas en el cuerpo no alcanzan la cantidad necesaria para ser detectadas en el análisis normal.

2. Cancer cells occur between 6 to more than 10 times in a person’s lifetime.
2. Las células cancerigenas aparecen de 6 a 10 veces en la vida de una persona.
3. When the person’s immune system is strong the cancer cells will be destroyed and prevented from multiplying and forming tumors.
3. Cuando el sistema inmune de una persona es suficientemente fuerte, las células cancerigenas son destruidas por éste y se evita su multiplicación para formar un tumor.

4. When a person has cancer it indicates the person has multiple nutritional deficiencies. These could be due to genetic, environmental, food and lifestyle factors.
4. Cuando una persona tiene cáncer, esto indica que esa persona tiene deficiencias nutricionales múltiples. Estas podrían ser genéticas, ambientales, por alimentos o por factores de estilo de vida.
5. To overcome the multiple nutritional deficiencies, changing diet and including supplements will strengthen the immune system.
5. Para solucionar las deficiencias nutricionales múltiples y fortalecer el sistema inmune, se recomienda un cambio en la dieta, incluyendo suplementos.
6. Chemotherapy involves poisoning the rapidly-growing cancer cells and also destroys rapidly-growing healthy cells in the bone marrow, gastro-intestinal tract etc, and can cause organ damage, like liver, kidneys, heart, lungs etc.
6. La quimioterapia implica el envenenamiento de las células cancerigenas de rápido crecimiento, pero a la vez destruye células buenas en el sistema óseo, en el tracto intestinal, etc. y pueden causar daños en órganos, tales como el hígado, riñones, corazón, pulmones, etc.

7. Radiation while destroying cancer cells also burns, scars and damages healthy cells, tissues and organs.
7. Mientras la radiación destruye las células cancerigenas, también quema y daña las células saludables, los tejidos y los órganos.
8. Initial treatment with chemotherapy and radiation will often reduce tumor size. However prolonged use of chemotherapy and radiation do not result in more tumor destruction.
8. El tratamiento inicial con quimioterapia y radiación a menudo reduce el tamaño del tumor. Sin embargo, el uso prolongado de quimioterapia y radiación no conduce a la destrucción de más tumores.

9. When the body has too much toxic burden from chemotherapy and radiation, the immune system is either compromised or destroyed; hence the person can succumb to various kinds of infections and complications.
9. Cuando el cuerpo tiene demasiada carga tóxica, debido a la quimioterapia y la radiación, el sistema inmune está débil o destruido; entonces la persona puede sufrir de varias clases de infecciones y complicaciones.
10. Chemotherapy and radiation can cause cancer cells to mutate and become resistant and difficult to destroy. Surgery can also cause cancer cells to spread to other sites.
10. La quimioterapia y la radiación pueden provocar mutación en las células cancerigenas y pueden hacerse resistentes y también de difícil destrucción. La cirugía también puede provocar que las células cancerígenas se dispersen a otros lugares del cuerpo.
11. An effective way to battle cancer is to starve the cancer cells by not feeding them with the foods they need to multiply.
11. Una forma efectiva de combatir el cáncer es no alimentar las células cancerígenas con alimentos que las estimulen a multiplicarse, y así dejarlas morir de hambre.

CANCER CELLS FEED ON:


LAS CELULAS CANCERÍGENAS SE ALIMENTAN DE:

A. Sugar is a cancer-feeder. By cutting off sugar it cuts off one important food supply to the cancer cells. Sugar substitutes like: NutraSweet, Equal, Spoonful, etc are made with Aspartame and it is harmful. A better natural substitute would be Manuka honey or molasses but only in very small amounts. Table salt has a chemical added to make it white in color. Better alternative is Bragg’s aminos or sea salt.
A. El azúcar es un alimento estimulante del cáncer. Al eliminar el azúcar de nuestra alimentación se elimina un alimento que fortalece la proliferación de células cancerigenas. Los sustitutos del azúcar, tales como: Nutra Sweet, Equal, Spoonful, etc, son fabricados con Aspartame y éste es dañino. Un mejor sustituto del azúcar es la miel de abeja y la melaza, pero siempre en pequeñas cantidades. A la sal de mesa se le añade un químico para volverla blanca, y éste es estimulante de células cancerigenas. La mejor alternativa es la sal marina ó aminoácidos Bragg.

B. Milk causes the body to produce mucus, especially in the gastro-intestinal tract. Cancer feeds on mucus. By cutting off milk and substituting with unsweetened Soya milk cancer cells are being starved.
B. La leche produce en el cuerpo flemas, especialmente en el tracto gastro-intestinal. El cáncer se alimenta de flemas. Al eliminar la leche y sustituirla con leche de soja sin azúcar, las células cancerigenas son privadas de su alimento y mueren.

C. Cancer cells thrive in an acid environment. A meat-based diet is acidic and it is best to eat fish, and a little chicken rather than beef or pork. Meat also contains livestock antibiotics, growth hormones and parasites, which are all harmful, especially to people with cancer.
C. Las células cancerigenas se desenvuelven en un ambiente ácido. Una dieta estructurada a base de carnes rojas es ácida, por lo tanto es preferible ingerir pescado y carnes blancas (pollos) en lugar de carne de res o de cerdo. La carne roja también contiene antibióticos para el ganado, hormonas del crecimiento y parásitos, todos ellos son dañinos, especialmente a personas con cáncer.
D. A diet made of 80% fresh vegetables and juice, whole grains, seeds, nuts and a little fruits help put the body into an alkaline environment. About 20% can be from cooked food including beans. Fresh vegetable juices provide live enzymes that are easily absorbed and reach down to cellular levels within 15 minutes to nourish and enhance growth of healthy cells. To obtain live enzymes for building healthy cells try and drink fresh vegetable juice (most vegetables including bean sprouts) and eat some raw vegetables 2 or 3 times a day. Enzymes are destroyed at temperatures of 104 degrees F (40º C).
D. Una dieta elaborada con un 80% de vegetales frescos y zumos, granos, semillas, nueces y un poco de frutas estimula a crear un ambiente alcalino. El restante 20% de la alimentación se puede proveer de alimentos cocidos, incluyendo granos. El zumo de vegetales frescos provee enzimas vivas que son fácilmente absorbidas, penetrando al nivel celular en 15 minutos, alimentando y estimulando el desarrollo de células sanas y saludables. Beba zumo de vegetales frescos (incluyendo habichuelas y judías jóvenes) para conseguir enzimas vivas que contribuyan a desarrollar células saludables, además ingiera vegetales 2 o 3 veces al día. Las enzimas se destruyen a temperaturas de 40º C (104º F), por lo tanto cocine sus vegetales a temperaturas inferiores a 40º C.

E. Avoid coffee, tea, and chocolate, which have high caffeine. Green tea is a better alternative and has cancer-fighting properties. Water-best to drink purified water, or filtered, to avoid known toxins and heavy metals in tap water. Distilled water is acidic, avoid it.
E. Elimine el café, té y chocolate pues tienen cafeína. El té verde es una mejor alternativa y posee propiedades que combaten el cáncer. Lo mejor para beber es el agua purificada o filtrada, para evitar las toxinas y los metales pesados en el agua. El agua destilada es ácida, por lo tanto evítela.
F. Meat protein is difficult to digest and requires a lot of digestive enzymes. Undigested meat remaining in the intestines becomes putrefied and leads to more toxic buildup.
F. La proteína cárnica es difícil de digerir y requiere de muchas enzimas digestivas. Los cárnicos no digeridos permanecen en el intestino, transformándose en sustancias putrefactas, lo cual produce más toxinas.
G. Cancer cell walls have a tough protein covering. By refraining from or eating less meat it frees more enzymes to attack the protein walls of cancer cells and allows the body’s killer cells to destroy the cancer cells.
G. La pared de las células cancerigenas tienen una dura capa de proteína. Al reducir la ingesta de cárnicos quedan libres más enzimas para atacar la pared exterior de las células enfermas, lo cual permite destruir un mayor número de células cancerígenas.

H. Some supplements build up the immune system (IP6, Flor-essence, Essiac, anti-oxidants, vitamins, minerals, EFAs etc.) to enable the body’s own killer cells to destroy cancer cells. Other supplements like vitamin E are known to cause apoptosis, or programmed cell death, the body’s normal method of disposing of damaged, unwanted, or unneeded cells.
H. Algunos suplementos alimenticios ayudan a construir el sistema inmune (antioxidantes, vitaminas, minerales, ácidos esenciales, etc.) lo cual contribuye a que el propio organismo genere células que destruyen las células con cáncer. Otros suplementos alimenticios, como la vitamina E, causan apóptosis o muerte programada de células, que es el método normal del cuerpo de desechar células dañadas, no deseadas o innecesarias.
I. Cancer is a disease of the mind, body, and spirit. A proactive and positive spirit will help the cancer warrior be a survivor. Anger, unforgiveness and bitterness put the body into a stressful and acidic environment. Learn to have a loving and forgiving spirit. Learn to relax and enjoy life.
I. El cáncer es una enfermedad de la mente, del cuerpo y del espíritu. Una actitud pro activa y un espíritu positivo, indudablemente ayudan a sobrevivir a una persona con cáncer. La ira, la soledad y la tristeza provocan estrés y un fuerte ambiente ácido al organismo. Aprender a tener un espíritu lleno de amor y perdón contribuirá a mejorar las condiciones de cáncer. Aprenda a relajarse y a disfrutar de la vida.
J. Cancer cells cannot thrive in an oxygenated environment. Exercising daily and deep breathing help to get more oxygen down to the cellular level. Oxygen therapy is another means employed to destroy cancer cells.
J. Las células cancerigenas no pueden operar en un ambiente oxigenado por lo tanto se recomienda hacer ejercicios y respiraciones profundas diariamente, contribuyendo a que las células reciban más oxígeno. La terapia con oxígeno es otra forma empleada para destruir las células cancerigenas.

Written by justvegetal

julio 6, 2009 at 10:24 am

Aditivos Alimentarios

leave a comment »

EL ORIGEN Y USO DE ADITIVOS ALIMENTARIOS E INDUSTRIALES

Publicado en http://www.ivu.org/ave/aditivos.html

Los viejos hábitos alimenticios y el temor a “perderse algo” son barreras que impiden aún a la sociedad en general adoptar una ética dietética y elegir el camino de la salud a través del veganismo, pero incluso cuando nuestras convicciones nos permiten fácilmente rechazar las grasas saturadas, el colesterol y las demás sustancias nocivas animales, a veces identificar y eliminar los aditivos y colorantes de origen animal, suele ser mucho más complejo.

En la antigüedad los alimentos se conservaban con humo, sal, vinagre o especias. En la actualidad, la sociedad de consumo, junto con la colaboración interesada de las industrias químicas, nos incita a consumir cada vez más productos manufacturados que -aunque dejen mucho que desear en cuanto a valor nutritivo y características originales-, garantizan el aspecto, y facilitan la preparación, conservación, almacenamiento o el transporte de tales productos, enmascarando también la falta de algún ingrediente o su baja calidad: colorantes para dar incluso al producto un color mejor que el original, emulsionantes, estabilizantes y espesantes para mantener la textura, antioxidantes para evitar la oxidación o cambio de color, saborizantes, para mejorar el sabor de algo insípido y desagradabe, y conservantes con el fin de retrasar su descomposición.

Además de la relación de los aditivos con la industria alimentaria, su uso también está estrechamente relacionado con la proliferación de productos químicos: artículos de limpieza, cosméticos, medicamentos, textiles, pesticidas, y contaminantes de origen industrial, entre otros.

Para la ética vegana el hecho de testar los aditivos en animales es una razón de más para cuestionarlos y rechazarlos, lo cual además de no garantizar su inocuidad los hace aún menos fiables y más peligrosos.

Se entiende que los plaguicidas o pesticidas, no se consideran aditivos propiamente dichos sino sustancias contaminantes añadidas a la composición original de los alimentos de un modo accidental, cuya composición exacta se desconoce. Lo único que se puede decir es que los aditivos o aderezos de origen natural suelen ser más inocuos que los de síntesis.

Dejando aparte los aspectos relativos a la fiabilidad de estos ingredientes -de importancia vital para la salud-, la práctica del veganismo nos reta a descubrir qué productos de consumo contienen sustancias animales -la industria alimentaria emplea unos cuatro mil aditivos distintos-, cuyo origen puede ser cualquier parte del cuerpo o extracto de un animal, (carne, músculos, glándulas, pezuñas, pelo, etc.); productos obtenidos de insectos como la abeja, o de los huevos y partes grasas de la hembra del insecto Coccus cacti o cochinilla, de apariencia similar a la garrapata, que se mata en agua caliente para obtener el carmín de cochinilla o colorante alimentario (E-120) que se utiliza principalmente en charcutería, yogures de fresa y bebidas alcohólicas; los derivados de los huevos y la leche; de origen mineral o sintético, o de origen totalmente vegetal, los únicos éticamente aptos para el consumo humano.

Los productos provenientes de los animales a menudo se presentan bajo nombres que no reflejan la naturaleza real del producto, como “la jalea real”, eufemismo que describe las secreciones glandulares de las abejas, igualmente, el origen de los “saborizantes naturales”, o “colorantes autorizados”, puede no ser otro que un insecto machacado, el mineral de una mina de carbón, o quizá una zanahoria. Hasta las pobres vacas han dejado de ser animales herbívoros, como corresponde a su naturaleza, al haber sido forzadas a consumir despojos de matadero mezclados con el pienso para abaratar los costes de producción de carne o leche.

Pero nadie se salva de las graves consecuencias derivadas de la modificación de la naturaleza de los alimentos: ni las vacas locas, que sufren la encefalopatía espongiforme bovina (EEB) -por consumir harina de carne y de huesos infectada-, debido a la avaricia y la insensatez humana, ni quienes -habiendo perdido su sentido de la estética, o sentido común- ponen en peligro su salud y su vida siguiendo los interesados consejos de los “expertos” oficiales, arriesgándose a contraer la enfermedad de Kreutzfeldt-Jakob -el equivalente humano de la EEB que sufren las vacas-, u otras enfermedades nutricionales, alimentándose de productos contaminados procedentes de cadáveres de animales, que nunca debieron ser considerados aptos para el consumo humano.

El peligro de los aditivos o ingredientes usados en los productos de consumo radica en que a menudo se trata de sustancias extrañas al organismo no investigadas en seres humanos y, aunque la mayoría sean cancerígenas en altas dosis, se desconoce el efecto epidemiológico de varias juntas, habiéndose constatado solamente las siguientes reacciones: asma, alergias, hiperactividad en los niños, nauseas y vómitos, dolores de cabeza, erupciones cutáneas, hinchazones, visión borrosa, etc. Para tratar de reducir estos riesgos y contrarrestar los efectos cumulativos nocivos de los agentes cancerígenos en los productos de consumo y en el mismo aire que respiramos, aparte de la necesidad de fortalecer nuestro sistema inmunológico consumiendo más alimentos frescos naturales, debemos acostumbrarnos a comprobar los ingredientes de los productos que compramos y consultar una guía europea de aditivos (precedidos de la letra E), para conocer su origen -animal, mineral o vegetal- y su composición.

Los colorantes (de E100 a E199). De origen natural y artificial, utilizados en confitería, refrescos, pastelería, quesos, mantequilla, margarina, frutas envasadas, etc. Exceptuando los colorantes obtenidos de los insectos, como el E 120, su origen suele ser sintético: derivados minerales de la hulla o el petróleo, o natural, derivados de plantas: clorofilas, carotenoides, cúrcuma, etc. A pesar de las declaraciones de los fabricantes y distribuidores, el El0l, El0la, y el E153, pueden ser derivados de origen animal.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) considera que los colorantes son inadmisibles, engañosos e inútiles.

Los conservantes (de E200 a E299) evitan o retardan la fermentación, enmohecimiento o putrefacción del alimento causado por los microorganismos.

Los alimentos se han conservado tradicionalmente con el humo, encurtiéndolos o salándolos. Uno de los conservantes más utilizados es el dióxido de sulfuro, de origen mineral, que se añade a la cerveza, el vino, jugos de fruta, mermeladas y vegetales secos y enlatados. Entre otros conservantes se encuentran: el ácido benzóico, benzoatos, propionatos y sorbatos. Los alimentos también se conservan congelados, secos o pasterizados, aunque su calidad no es comparable con la de los productos frescos. A pesar de ser cancerígenos en dosis altas, el uso de nitratos y nitritos en la conservación de carnes y embutidos, se justifica para evitar la enfermedad mortal del botulismo. Los conservantes: E203, E213, E227, E270 y E282, pueden ser derivados de origen animal.

Los antioxidantes (E300-E321) evitan que los alimentos se oxiden y se pongan rancios. Las vitamina C y E son antioxidantes naturales, aunque se suelen emplear otros sintéticos y más baratos como el BHA (Butil-hidroxi-anisol) o E320, y el BHT (Butil-hidroxitoluol) o E321 (que producen problemas toxicológicos), la lecitina obtenida generalmente de la soja, los cacahuetes, el maíz o la clara de huevo, los galatos, el tocoferol (vitamina E). Son normalmente de origen mineral o vegetal, se añaden a los productos de la fruta, en forma de ácido ascórbico, a los aceites y grasas, las patatas fritas, las galletas, los cereales para el desayuno, las sopas preparadas, el vino y la cerveza.

Los emulsionantes, espesantes y estabilizantes (entre E322 y E499), se utilizan para dar consistencia a un producto que no la tiene, o para disimular la falta de un ingrediente básico como el aceite en la mahonesa, o permitir que los aceites se mezclen con el agua en las margarinas, cremas, salsas, dulces, pasteles y postres. Se obtienen de varios productos vegetales, animales y minerales: la judía del algarrobo, las algas, alginatos, pectinas, las lecitinas, los ácidos grasos derivados de las grasas, mayormente animales, y también sintéticos. Los siguientes pueden ser derivados de origen animal: E322, E325, E326, E327, E333, E341(a), E341 (b), E341 (c), E404, E422, E470, E471, E472 (a), E472 (b), E472 (c), E472 (d), E472 (e), E473, E474, E475, E476, E477, E481, E482, E483.

Los edulcorantes (E420, E421 y de E950 a E960). Sacarina, ciclamatos y sorbitol son los más frecuentes y sus efectos no se conocen perfectamente todavía, aunque no se consideran aptos para el consumo infantil.

Potenciadores de sabor (de E620 a E640). Aumentan los sabores del alimento -tradicionalmente se han usado: la sal, las especias, el azúcar y el vinagre -. El glutamato monosódico es el más conocido y se obtiene mediante un proceso de hidrólisis a partir de los cereales, la remolacha o las judías de soja. Se añaden a los productos industriales por ser insípidos y de peor calidad.

Según la OCU, los que van del E620 al E623, además de engañar al paladar, pueden ser tóxicos. Las sopas deshidratadas, los sazonadores para carne y pescado, los aperitivos salados, la charcutería o las croquetas congeladas, son los preparados que más glutamato contienen. Si se supera un gramo de glutamato diario puede sufrirse el llamado síndrome del restaurante chino, que provoca distintos problemas gastrointestinales, visión borrosa, dolores de cabeza, debilidad, diversas patologías, sudoración y enrojecimiento.

Además de los aditivos hay una gran cantidad de productos, vitaminas o derivados de animales que se añaden a los alimentos y productos de consumo que también debemos evitar, como los siguientes ejemplos:

1. La gelatina, obtenida de los huesos, cartílago y piel de vacas y cerdos, se encuentra en pastelería, dulces, yogures, cosméticos, en la envoltura de las vitaminas, película fotográfica, etc.

2. La glicerina animal -como el glicerol E422 derivado de la industria jabonera -, se encuentra en las pastas de dientes, jabones, cosméticos, lubricantes, etc. También se consigue del petróleo.

3. La vitamina A puede ser de aceite de hígado de pescado, yema de huevo, mantequilla, o del caroteno de las zanahorias; la vitamina B-12 se obtiene habitualmente de hígado animal, pero la sintética es vegetal, aunque viene en una cápsula de gelatina animal; la vitamina D se obtiene exponiéndose brevemente a la luz solar; la D2 (ergo-calciferol) es vegetal y se obtiene irradiando ergosterol, una provitamina de las plantas o la levadura, pero la D3 (chole-calciferol) se deriva del aceite de pescado o de la lanolina, la grasa que contiene la lana de las ovejas. Estas vitaminas se usan en las comidas preparadas y en suplementos alimenticios.


Written by justvegetal

julio 4, 2009 at 9:47 am

Publicado en Dieta & Salud

Tagged with ,

La Buena Nutrición: Una Mirada a lo Básico del Vegetarianismo

with one comment

La Buena Nutrición: Una Mirada a lo Básico del Vegetarianismo
de la North American Vegetarian Society

http://www.ivu.org/spanish/trans/navs-nutri.html


Hace miles de años que los seres humanos sobreviven con las dietas vegetarianas. La dieta llega a ser un tema de interés para varios a causa de un conocimiento creciente de los peligros de los productos animales y los beneficios de una dieta vegetariana. Este folleto es un fuerte punto de partida para aprender lo fundamental de la nutrición vegetariana.

– George Eisman, R.D.


Come Tus Verduras

La nutrición, como ciencia, es joven. Sus “hechos” se desenvuelven todavía. Se sabe bastante para ver que la dieta promedio americana no es ni mucho menos ejemplar. Un artículo que apareció en 1988 en el American Journal of Public Health (La Revista Americana de la Salud Pública) informó que durante un día típico, el 20% de los americanos no comen verduras, el 40% no consumen frutas, y más del 80% no ingieren ningún cereal que contenga mucha fibra. El típico consumo de fibra fue de 11 gramos al día, y la recomendación es de 20 a 30 gramos o más. Mientras tanto, McDonalds vende millones de hamburguesas mundialmente. ¿Es una alternativa razonable el vegetarianismo? Para saberlo, vamos a mirar los elementos básicos de nutrición y averiguar cómo sale la dieta vegetariana.

Los Carbohidratos

éstos son la fuente más eficaz de combustible para el cuerpo – y una dieta vegetariana normalmente tiene una abundancia de carbohidratos, en su forma de “energía instantánea” en los azúcares sencillos que se encuentran en las frutas, tanto como en su forma compleja en fécula que provee energía durante un período más prolongado. Los carbohidratos complejos se encuentran en los cereales (el arroz, el pan, la pasta), legumbres y verduras, específicamente en las verduras feculentas tales como las patatas, los ñames, el maíz y las calabazas.

Por mucho tiempo temidos como factores de obesidad, los carbohidratos son en efecto satisfacientes. Como las proteínas, contienen aproximadamente 4 calorías por gramo; las grasas tienen 9. Un hombre que necesita 3.000 calorías tendría que comer 30 patatas o 17 tazas de frutas cocidas cotidianamente para mantener su peso si no comiera ningunos otros alimentos.

Los carbohidratos no se convierten tan fácilmente en grasa corporal como las grasas dietéticas porque los carbohidratos se queman más eficazmente como combustible. Las calorías de carbohidratos extras se guardan en el hígado y los músculos como glucógeno (una reserva de energía para el trabajo y los ejercicios) hasta que los límites se alcancen.

Al contrario, la grasa dietética viaja por la sangre y fácilmente se une con los tejidos de grasa.

Las comidas inferiores nutricionalmente tales como el arroz blanco, la harina blanca, el azúcar blanco, los panes y otros alimentos que se hacen de ellos han dado una mala reputación a sus congéneres. Estos alimentos muy procesados no se recomiendan, pero el cuerpo puede asimilarlos mejor que los alimentos grasos.

Los cereales completos ya retienen sus vitaminas naturales, minerales y fibra – y son las fuentes preferidas de carbohidratos complejos. Esto incluyen los productos de harina integral, la avena, el arroz moreno, los productos de masa de maíz, las palomitas, los productos de centeno, el alforfón, la cebada, y el mijo.

La Proteína

Si los vegetarianos consiguiéramos un dólar por cada pregunta que oímos sobre la proteína, ¡todos ya nos habríamos jubilado! Contrariamente a la opinión dominante, proteína y productos animales no son sinónimos, y la soja y la mantequilla de cacahuete no son los únicos alimentos vegetales que la contienen. Todas las plantas contienen proteína, aunque las frutas tienen poca. Además, hay un malentendido persistente sobre que la proteína vegetal no es tan beneficiosa como la que se encuentra en las carnes. William Harris, clarifica uno de estos conceptos erróneos: «La proteína animal es sólo un polímero de aminoácidos, que los animales derivaron de las plantas que consumieron. Así que puedes evitar el intermediario y recibir los componentes directamente de las plantas. Para alcanzar los requisitos diarios propuestos por el “Food and Nutrition Board Recommended Dietary Allowance” para la proteína, necesitas alrededor del 10 por ciento de tus calorías en forma de proteína (brócoli y col, por ejemplo, contienen cada uno el 45% proteína), es difícil no ingerir suficiente proteína.» La mayoría de las verduras, incluyendo todas las verduras que son de un verde oscuro, todas las coles, todos los guisantes y judías verdes frescos, y todos los “brotes” contienen entre el 15 y el 45% de sus calorías en forma de proteína.

De hecho, la única manera de garantizar una deficiencia de proteína con una dieta vegetariana sería no consumir bastantes calorías para mantener el peso normal, comer sólo las frutas que contengan menos del 10% de proteína, o de comer exclusivamente comida de poco valor nutritivo (los dulces).

Pero, ¿qué hay sobre los aminoácidos y la combinación de alimentos vegetarianos para asegurar que esté completa la proteína en la dieta? Sencillamente, no es necesario. Los aminoácidos, componentes de la proteína, se encuentran en todas las comidas derivadas de plantas, e incluyen los 8 aminoácidos esenciales que deben obtener los humanos de su comida. Las verduras y las féculas no refinadas los tienen en abundancia.

Los alimentos vegetarianos que tienen el más alto contenido de proteína incluyen las leguminosas (frijoles y guisantes), los productos de soja (tofú, tempeh, análogos de carne), huevos y queso para los que los consumen, y algunos frutos secos. Conténtese con el hecho de que el recibir bastante proteína no es un problema. Un uso sin límite de los alimentos citados podría resultar que se coma un exceso malsano de proteína. Según John Scharffenberg, los americanos normalmente consumen el doble de la proteína que necesitan. Los adultos deben consumir no más del equivalente de una taza de leguminosas al día.

Demasiada proteína puede ser algo mortal. El estudio epidemiológico más extenso hasta el presente (el de China en 1983-89) descubrió que el mayor riesgo para el infarto, cáncer y diabetes se deriva de la cantidad de proteína, particularmente proteína animal, que se consume. Cuanto más que se come, mayor es el riesgo de contraer estas maldades degenerativas.

Las Grasas

Las grasas añaden sabor, proveen la satisfacción por retardar la evacuación del estómago, y transportan las vitaminas A, D, E y K. El aminoácido esencial que se llama ácido linoleico debe también provenir de la comida, pero “si sólo el 2 por ciento de las calorías son del ácido linoleico, el cuerpo puede arreglarse… Muchos chinos ingieren sólo el 3 por ciento de calorías en forma de grasa, y no hay ninguna señal de deficiencia de los ácidos grasos”, escribe Agatha Thrash en “Nutrición para Vegetarianos.”

Las fuentes más comunes en la dieta típica son los productos animales tales como la carne, el pescado, el pollo, el queso, la leche, los huevos, la mantequilla y la manteca, y las grasas vegetales (margarina y otras grasas, aceites para ensaladas y para cocinar, nueces, la mantequilla de cacahuete y el aguacate). Las grasas animales, los aceites de coco y de palma y la manteca de cacao son en su mayor parte saturados. De hecho, significa que esas grasas son sólidas a temperaturas normales, y fisiológicamente, significa que aumentan los niveles de colesterol en la sangre y ayudan a bloquear las arterias y por eso aumentan los riesgos de infarto.

La dieta americana contiene un promedio del 40% de grasas. Aún los especialistas en nutrición que son muy conservadores recomiendan que se lo disminuya al 30%, y muchos médicos y bioquímicos están convencidos de que los adultos deben limitar sus grasas totales al 10% de calorías.

El colesterol se elabora en los hígados de todos los animales y se utiliza para la producción de las hormonas. El cuerpo fabrica todo el que necesita, pero la mayoría de gente sufre de un exceso resultante de la carne, el pescado, el pollo, los huevos y los productos lácteos. El colesterol extra resiste al proceso de desintegración, se deposita en los tejidos y contribuye a la placa arteriosclerótica. Los vegetarianos tienen cantidades consistentemente más bajas de colesterol que los que ingieren carne, y los veganos (que no ingieren ningún producto animal) tienen la cantitad más baja.

La mayoría de los aceites vegetales, como extractos líquidos o como se encuentran en alimentos tales como las nueces, no son saturados. Como todos los alimentos vegetales, no contienen colesterol y se los consideran como mejores para nuestra salud que las grasas animales. Sin embargo, muchos expertos de salud recomiendan que se disminuyan la ingestión total de grasa, incluyendo las vegetales. Las células de la sangre pueden agruparse y bloquear los vasos después de una comida alta en grasas. La grasa excesiva, incluyendo los aceites vegetales, pueden añadirse a los riesgos de cáncer. Además, cuando los aceites no saturados son hidrogenados (les añaden hidrógeno para solidificarlos, como con la margarina), adquieren algunas de las cualidades nocivas de las grasas saturadas naturales. Normalmente, los vegetarianos comen menos grasa que los omnívoros, y los que son sabios limitan los productos animales y las comidas que contienen mucha grasa.

Las Vitaminas

Con dos excepciones, todas las vitaminas se pueden recibir de las plantas, como se puede ver en la tabla.

Hay muchas más fuentes de estas vitaminas que se ve en la lista de arriba.

Hay dos vitaminas que merecen especial atención. La primera, la vitamina D, en efecto es una hormona. Es vital para el metabolismo del calcio y una deficiencia puede resultar en raquitismo en los niños. La fuente de la vitamina D más natural es la luz del sol sobre la piel, y porque esta vitamina se acumula en el cuerpo, un tiempo razonable en el sol durante los meses del verano deben proveer bastante para el invierno. Los niños que tienen la piel morena y los que viven en climas norteños o en regiones nubladas deben asegurarse de sus fuentes dietéticas de vitamina D. Los especialistas en nutrición recomiendan que no se ingiera más que lo recomendado de 400 I.U. para evitar la toxicidad.

La segunda, la vitamina B12, es esencial para el sistema nervioso y todas las funciones de las células. Se requiere en cantidades microscópicas (menos de un millonésimo de un gramo al día). Aunque se pensaba antes que estaba en alimentos vegetales tales como las algas marinas, las setas y los productos de soja, unos exámenes más modernos demuestran que es posible que la B12 sólo esté presente en los productos especialmente fortificados. Por eso, los vegetarianos que no comen ni huevos ni productos lácteos necesitan asegurarse que tengan una fuente adecuada de la B12.

La deficiencia, tras el tiempo, puede resultar en la degeneración de la médula espinal y en la muerte, aunque casi todos los casos de deficiencia de B12 han sido por mala absorción por el individuo, no resultado de una dieta deficiente. Producida por microorganismos que se encuentran en la tierra y por eso presentes en las superficies no lavadas de frutas y verduras, la B12 puede proveerse por las bacterias en la boca y los intestinos. Pero es posible que esto no baste. Los vegetarianos pueden asegurarse así:

  • Los vegetarianos pueden obtenerla en los huevos y productos lácteos
  • Los veganos recientes pueden usar depósitos ya formados por 3 años o más, excepto en el caso de niños y mujeres embarazadas.
  • Los alimentos fortificados con B12 puede usarse regularmente; éstos incluyen muchas marcas de levadura nutricional, muchos análogos de carne (y algunas leches de soja… mire la etiqueta), y aún algunos cereales comunes.
  • Pastillas de B12 puede ingerirse (muchas marcas no contienen productos animales).

Los Minerales

Los minerales ayudan a mantener el equilibrio de ácidos en el cuerpo, ayudan a mantener la presión osmótica, con la coagulación de la sangre, proveen un medio para las transmisiones nerviosas y las contracciones de los músculos, y mucho más. Generalmente hay bastantes en una dieta vegetariana de alimentos naturales. Vamos a examinar individualmente los que les interesan más a los vegetarianos prospectivos.

  • El calcio provee la matriz mineral para los dientes y los huesos, y hace un gran papel en la coagulación de la sangre y las actividades enzimáticas. Las verduras con hojas verde oscuro tienen mucho más calcio por caloría que la leche de vaca. La col, el nabo, las hojas de mostaza, y algunas algas marinas son las reinas del calcio. El brócoli y la algarroba también son buenas muestras. Varios otros alimentos vegetarianos, tales como muchos otros tipos de verduras, los germinados, soja, tortillas de maíz, naranjas, e higos contribuyen bien a las recomendaciones de calcio.La leche humana, por diseño destinada a satisfacer las necesidades de un bebé durante su período más rápido de crecimiento, sólo tiene 80 mg. de calcio por taza, comparada con los 288 mg. de la leche de vaca. Esto sugiere que, a pesar de la manía reciente por el calcio, las necesidades humanas podrían ser menos que se creían antes, particularmente para los vegetarianos que no agotan sus depósitos de calcio con proteína excesiva (específicamente la proteína animal), la sal del mar, y el nutritivo fósforo (abundante en la carne, los huevos y los productos lecheros).

    También, los intestinos absorben el calcio más eficazmente con dietas bajas en calcio que con las altas en calcio, con el resultado que “lo menos es mejor.”

    El estudio famoso de China de los 80 encontró que la gente necesita menos calcio que se creía anteriormente y cantidades adecuadas de calcio se pueden obtener de las verduras. T. Colin Campbell, médico, dijo que la osteoporosis tiende a ocurrir en los países donde la ingestión de calcio es la más alta y la mayoría del calcio proviene de los productos lácteos con mucha proteína.

  • El hierro es necesario para el desarrollo de hemoglobina y se usa en el metabolismo de las proteínas. La carne sí lo provee, pero las cantidades más amplias se encuentran en las verduras del mar tal como las algas dulse y kelp, y las verduras en general contienen más hierro por caloría que ningún otro alimento.La col, el brócoli y otras verduras verde oscuro son fuentes maravillosas de hierro, así como los frijoles, semillas y cereales integrales. La absorpción de hierro aumenta cuano una fuente de ácido ascórbico (la vitamina C) tal como las verduras verde oscuro, los tomates, o las frutas cítricas se sierve junto al alimento rico en hierro. El uso de cacerolas de hierro colado también contribuyen el hierro a la dieta, especialmente cuando se cocina un alimento acídico tal como la salsa de tomate.

    Ha habido una gran presunción de que la fibra, oxalato y fitato de los cereales integrales y ciertas verduras impedían significativamente la absorción de hierro en los vegetarianos, pero ni un sólo caso de deficiencia de hierro debida a las plantas se ha probado.

    Una práctica que sí contribuye a una tal anemia, sin embargo, es el consumo de la leche de vaca. El Dr. McDougall reporta, «Los productos lácteos son la causa de por lo menos el 50% de las deficiencias de hierro infantiles; esta condición resulta del sangrado del intestino delgado causado por las proteínas lecheras y no se responde a la terapia de hierro hasta que la leche y otros productos lácteos son eliminados.»

  • El zinc está presente en más de 80 enzimas, trabaja con muchas vitaminas y proteínas, y hace un gran papel en el sistema inmunológico. La deficiencia, generalmente junto con otras condiciones, incluyendo el alcoholismo y la artritis, causa el creciemiento y cicatrización retardados, malformaciones de nervios, y un daño de los sentidos gustativo y olfativo. Las verduras del mar, la avena, las semillas de calabaza y girasol, legumbres con hojas verde oscuro, la levadura nutritiva, y los cereales integrales son unas de las mejores fuentes de zinc. Por lo menos un estudio científico ha sugerido que los fitatos, presentes en productos de cereales tales como panes sin levadura, bloquean la absorción de zinc, pero esta conexión todavía es teórica. Otros estudios, como el que usó a 56 mujeres adventistas del séptimo día, han demostrado niveles normales de zinc, a pesar de la abstención de carnes (de las cuales se puede extraer estos minerales mejor) y un alto nivel de fitatos en la dieta.

La Fibra

Una falta de “lo áspero” se puede asociar con muchas maldades tales como el extreñimiento, el cáncer de colon, la varicosis, problemas del corazón y de las arterias. Para suplementar la cantidad de fibra en la dieta típica de carnes y dulces, la gente ha tragado el salvado de trigo porque su fibra insoluble ayuda con la evacuación. Más recientemente el salvado de avena se ha popularizado porque contiene un alto nivel de fibra insoluble. Sin embargo, se ha sabido por mucho tiempo que una dieta vegetariana, con sus básicos de trigo integral, avena enrollada, y otros cereales ricos en fibra, los frijoles, las verduras y frutas, proveen fibra fácil y deliciosamente.

En Resumen

Es fácil cumplir con sus necesidades nutritivas con una dieta basada en los vegetales. El Comité de Médicos para la Medicina Responsable ha propuesto 4 nuevos grupos alimentarios para ayudarle a planear su menú diario para la salud y nutrición óptimas.

Written by justvegetal

junio 27, 2009 at 10:34 pm

Legumbres Fuente de Salud

with one comment

leguminosas

Extraído de  http://www.dsalud.com/numero114_5.htm

Comer legumbres es muy sano
Los resultados de los seis ensayos clínicos presentados a primeros de este año en el Pulse Health & Food Symposium de Toronto (Canadá) indican de forma clara que las judías, los guisantes y las lentejas tienen un enorme potencial para reducir el colesterol, prevenir las enfermedades cardiovasculares, ayudar con la administración de insulina y mejorar la salud intestinal. Estos fueron sus resultados:

Primer ensayo clínico
Título:
The effect of whole pulses and their fractions on regulation of food intake, metabolic control, and components of the metabolic syndrome.
Investigador responsable: G. Harvey Anderson. Universidad de Toronto (Canadá).
Esta investigación mostró que el azúcar en sangre y la sensación de hambre disminuyen después de comer legumbres (lentejas, garbanzos, judías y guisantes amarillos) manteniéndose en comidas posteriores. También demostró que comer legumbres durante ocho semanas mejora el control de azúcar en sangre y reduce la cantidad de alimentos ingeridos y las calorías disminuyendo el perímetro de la cintura por lo que su consumo regular podría conducir a un menor riesgo de las patologías relacionadas con el exceso de peso.

Segundo ensayo clínico
Título
: Exploring the health benefits associated with daily pulse consumption in individuals with peripheral arterial disease.
Investigador responsable: Peter Zahradka. Universidad de Manitoba (Canadá).
Los investigadores de esta universidad encontraron beneficioso para la salud el consumo diario de judías secas, guisantes, lentejas y garbanzos entre quienes padecen la enfermedad arterial periférica, dolencia sistémica cardiovascular en la que se reduce el flujo sanguíneo a las extremidades. Además de fibra contienen folatos, vitamina C, hierro, zinc, potasio y proteínas. Ingerir media taza al día de una mezcla de esas legumbres durante ocho semanas redujo significativamente entre los participantes sus niveles de colesterol en sangre -el total disminuyó un 5% y el “malo” o LDL un 8,75%- y el índice de masa corporal.

Tercer ensayo clínico
Título:
Effect of daily pulse consumption on intestinal microbiota, gastrointestinal response and serum lipids in healthy adults.
Investigadora responsable: Amanda Wright. Universidad de Guelph (Canadá).
Esta investigación puso de manifiesto que la inclusión diaria de leguminosas en la dieta de personas sanas es bien tolerada y puede mejorar la salud intestinal. La investigación muestra prometedores efectos sobre las poblaciones de bacterias gastrointestinales lo que se ha vinculado reiteradamente con una mejora general de la salud. Los cambios observados en la población bacteriana intestinal sugieren actividad metabólica prebiótica de las legumbres. También se apreciaron cambios positivos en el pH fecal y la actividad enzimática.

Cuarto ensayo clínico
Título:
Effectiveness of Two Levels of Pulse Consumption on Caloric Restriction Adherence and Chronic Disease Risk.
Investigadora responsable: Megan McCrory. Universidad de Bastyr (Settle, EEUU) y Universidad de Purdue (Indiana, EEUU).
La investigación de estas dos universidades norteamericanas apunta que el consumo de media taza al día de legumbres mejora la pérdida de peso y ayuda a reducir el riesgo de enfermedades crónicas. Los participantes que consumieron esa cantidad de legumbres tuvieron mejores resultados en la pérdida de peso en comparación con el grupo que consumió menos legumbres (menos de 1 cucharada por día). Quienes consumieron más al día durante seis semanas presentaban al final menor tamaño de su cintura y menor presión arterial diastólica. También mejoraron sus niveles de insulina en ayunas en comparación con los que consumieron menos o no consumieron legumbres.

Quinto ensayo clínico
Título:
The Prebiotic Effects of Chickpeas in Healthy Human Subjects.
Investigadora responsable: Wendy Dahl. Universidad de Saskatchewan (Canadá).
Los investigadores de esta universidad concluyeron que la inclusión diaria de leguminosas en la dieta de personas sanas mejora su salud intestinal. La investigación sugiere que el consumo regular de leguminosas puede aumentar los niveles de bacterias beneficiosas intestinales ( lactobacillus y bifidobacterias ) y reducir los niveles de bacterias patógenas y la putrefacción.

Sexto ensayo clínico
Título:
The effects of whole and fractionated yellow peas on indices of cardiovascular disease and diabetes.
Investigador responsable: Peter Jones. Universidad de Manitoba (Canadá).
Los investigadores del Richardson Centre for Functional Foods and Nutraceuticals de la Universidad de Manitoba (Canadá) demostraron que una dieta rica en fibra de guisantes es clave para regular la insulina en personas con sobrepeso e hipercolesterolemia. Los participantes que consumieron magdalenas con harina de guisantes o fibra de guisantes presentaron un nivel de insulina en ayunas un 15% menor que los del grupo de control que consumieron magdalenas hechas con harina de trigo. También indica que consumir fibra de guisantes disminuye significativamente la resistencia a la insulina: hasta un 18%. La resistencia a la insulina es una patología por la que el organismo no utiliza adecuadamente la insulina que produce aumentando el riesgo de sufrir elevados niveles de glucosa en sangre y propiciar el desarrollo de diabetes.

legumbres

Nuestras legumbres

Written by justvegetal

junio 20, 2009 at 8:58 pm